EFEManresa (Barcelona)

El Baxi Manresa visita la pista del Valencia Basket con la tranquilidad que le da haber conseguido un balance de 4 victorias y 3 derrotas, lo que ya es uno de los mejores arranques de liga de los últimos años en el club del Bages.

Los catalanes no han perdido aún fuera de casa, pero no tendrán fácil mantener la buena racha ya que hace diez años que no gana en la pista del Valencia.

Eso sí, los manresanos viajan sin presión, aunque no quieran confiarse de su buen momento ni del teóricamente más complicada situación del rival.

En este sentido el entrenador del Baxi, Joan Peñarroya, ya avisa que aunque cuatro derrotas representa "una situación incómoda" para un equipo como Valencia, los de Jaume Ponsarnau "son muy favoritos".

"No podemos pensar que Valencia está en una mala situación, porque es un equipazo, con jugadores muy importantes, muy expertos y lo normal es que hagan un buen partido", opina.

Peñarroya cree que hay que tener en cuenta los equipos con los que ha perdido Valencia. "Es un rival que en casa compite muy bien y es muy difícil conseguir nada positivo allí", si no somos capaces de hacer muy bien las cosas".

Ante esto el técnico del conjunto manresano pide: "Ser nosotros nosotros mismo, intentar estar sólidos detrás, ser sólidos en nuestro rebote ofensivo y a partir de aquí ser un equipo que ataca rápido y se quiere pasar la pelota".

Peñarroya prefiere no centrarse en ningún jugador en especial de Valencia porque "tienen a muchos que pueden hacer daño". Ante un rival como Valencia recomienda intentar evitar que "hagan grandes parciales" ya que tienen "alguna experiencia en ello".

Sobre el buen arranque de su equipo, el técnico del Baxi se muestra satisfecho, pero intenta contener la euforia. "Esperamos que tanto elogio que estamos recibiendo esta última semana no nos debilite".

"Estamos contentos porque nuestro inicio no era fácil, ni a nivel de calendario, ni por diferentes circunstancias deportivas, pero las ligas son eso, problemas e intentar encontrar soluciones", reconoce Peñarroya.

"Estamos en un buen momento, pero las dinámicas cambian muy rápido, con lo cual, debemos tener los pies en el suelo, trabajar bien y afrontar un desplazamiento bastante complicado", añade.

Para ello, Peñarroya cuenta con toda la plantilla a excepción de los lesionados Marko Lukovic y Paco del Águila. Sí estará Justin Doellman que brilló en su paso por el Valencia.

El partido también será especial para el entrenador del equipo taronja, Jaume Ponsarnau, con un largo currículum en Manresa.