EFERío de Janeiro

El Botafogo brasileño anunció este miércoles la rescisión del contrato del técnico Bruno Lanzaroni, que no llegó a completar un mes en el cargo, por la serie de traspiés en el Campeonato Brasileño y la dura derrota que el equipo encajó anoche en casa por la Copa do Brasil.

El conjunto de Río de Janeiro le ofreció a Lazaroni que asumiese su antigua función como miembro de la comisión técnica del Botafogo, lo que fue aceptado por el entrenador.

El técnico despedido, un excentrocampista e hijo del exseleccionador brasileño Sebastiao Lazaroni, venía trabajando en la comisión técnica del equipo de Río de Janeiro desde 2018 y la dirección del club decidió nombrarlo como técnico en septiembre pasado para sustituir al también destituido Paulo Autuori.

Lazaroni, de 40 años, asumió como entrenador el 1 de octubre y en ese momento era considerado la solución perfecta para el Botafogo porque se trataba de un entrenador que ya conocía la plantilla y los problemas del equipo, y porque no exigía el elevado salario que cualquier técnico de renombre habría pedido para firmar contrato.

Pero el novato entrenador tan sólo alcanzó a comandar el equipo en seis partidos, de los que venció dos, empató dos y fue derrotado en dos.

Su situación comenzó a complicarse el pasado sábado tras el empate 0-0 con el humilde Goiás, que le impidió al Botafogo alejarse lo suficiente de la zona de los amenazados con el descenso a la segunda división del Campeonato Brasileño.

El puntillazo fue la derrota por 0-1 que encajó frente al Coritiba en la noche del martes en casa, el estadio olímpico Nilton Santos de Río de Janeiro, y que complica la situación del club en la Copa do Brasil. Para avanzar a cuartos de final de esta competición el Botafogo ahora tendrá que derrotar al Coritiba a domicilio.

Junto con Lazaroni fueron despedidos del club su auxiliar técnico, Fabio Lefundes, y el preparador físico, Felippe Cappela.

De acuerdo con el comunicado divulgado por el Botafogo, el actual preparador de porteros, Flavio Tenius, asumirá interinamente como técnico en el partido del sábado en que el equipo se medirá al Ceará por el Campeonato Brasileño.

Lazaroni es el decimocuarto técnico en perder el cargo desde que, en agosto pasado y con tres meses de atraso por la pandemia del coronavirus, comenzó el Campeonato Brasileño de este año.

Lazaroni, sin embargo, es el entrenador despedido con menos tiempo en el cargo en lo que va de la Liga y en las últimas décadas en el Botafogo. Sus 27 días como técnico se ubican por debajo de los 36 en que Marcos Paquetá comandó el Botafogo en 2018 y de los 49 en que Felipe Conceiçao estuvo en el cargo en 2017.