EFETokio

Unai Aguirre, uno de los jugadores más prometedores del waterpolo nacional, no pudo tener mejor debut con la selección nacional en los Juegos de Tokio 2020, donde recogió el testigo de todo un mito como Dani López Pinedo con una actuación estelar frente a la débil Kazajistán.

David Martín, seleccionador nacional, decidió darle la alternativa al joven guardameta de 19 años, que el próximo año jugará en el Atletic Barceloneta, donde, tras su estancia en el CN Barcelona, también compartirá vestuario y portería con López Pinedo.

Aunque el partido era sencillo, el más fácil para la selección nacional, Aguirre protagonizó una auténtica exhibición. Se ganó su convocatoria por su magnífica campaña y respondió a la perfección en el Centro Acuático Tatsumi, donde tuvo un porcentaje de paradas del 81% de los disparos que le llegaron (17 de 21).

Toda una referencia de la selección, Felipe Perrone, el capitán, afirmó: "Lo ha parado todo. El debut en unos Juegos es un momento que se le quedará en la memoria para toda su vida".

No le pudo la presión. España volvió a defender bien y eso le ayudó en su trabajo, que, no obstante, fue más que brillante, para colaborar en la tercera victoria seguida del cuadro de David Martín (16-4).

La selección española lidera el grupo B con seis puntos, dos más que Croacia, ante la que cerrará esta fase el 2 de agosto después de enfrentarse a Australia el sábado. Es el único equipo de todos los que participan en Tokio 2020 que ha ganado todos sus partidos.

No obstante, el camino aún es largo, como reconoció el propio Perrone y España mantiene su filosofía de ir paso a paso. Por el momento, todo son buenas noticias para el conjunto de David Martín, una marcha inmaculada y la irrupción de Aguirre como portero de garantías por si fuera necesario en los siguientes encuentros.

Su actuación y la de la aún más joven jugadora de la selección femenina, Elena Ruiz, de tan solo 17 años, dan muestras de la salud del waterpolo y el esperanzador futuro.