EFEBucarest

El Dinamo de Bucarest del exentrenador del Barça Xavi Pascual dio la sorpresa este jueves en su primer partido de la Liga de Campeones, al derrotar al Kielce de Talant Djushebaev por 32-29 en un partido vibrante e igualado hasta el final.

El Dinamo vuelve este año a la Liga de Campeones y es, a priori, una de las cenicientas de un Grupo B en el que también se encuadran varios favoritos para ganar el título, como el propio Kielce, el Veszprém, el Flensburg o el Barça, con el que Xavi Pascual se proclamó campeón de la competición la temporada pasada.

El equipo rumano, que contaba con el apoyo entusiasta de cientos de seguidores en las gradas, comenzó con fuerza el partido y llegó a ir ganando por 20-15 en el minuto 34, pero el Kielce polaco acortó distancias y el duelo estuvo igualado hasta que el árbitro pitó el final.