EFEMiguel Ángel Moreno Madrid

Las figuras del baloncesto celebran un 'doble-doble' cuando combinan números de dos cifras en dos apartados distintos. Marcos Llorente ya tiene el suyo con el Atlético de Madrid: sus dos asistencias en la victoria contra el Huesca (2-0) le ponen en 12 tantos y 11 pases de gol en esta temporada.

Fruto de una familia de exitosos deportistas en la que se cuentan dos baloncestistas, sus tíos José Luis (112 veces internacional y plata olímpica) y Toñín -amén de su abuelo Ramón Grosso, su tío abuelo Paco Gento y su padre Paco Llorente, todos ellos futbolistas de renombre-, las cifras de Marcos Llorente en esta campaña no solo tienen un símil en la canasta, sino que confirman su condición de uno de los futbolistas diferenciales del líder de LaLiga Santander.

Da igual que sea marcando o asistiendo, como interior, delantero, pivote, lateral o carrilero... El '14' es imprescindible en este Atlético, más aún cuanto más cerca está de la portería y tiene más metros para explotar su velocidad y persistencia, las dos cualidades que mejor le definen.

Ambas se pudieron ver en los dos goles de anoche contra el Huesca. El primero, del argentino Ángel Correa, llegó tras un pase de Llorente que según cedió el balón corrió al desmarque para ofrecer la pared. El argentino optó por girarse, quebrar y marcar, pero su compañero no había dudado en trazar el camino al gol.

En el segundo, del belga Yannick Carrasco, es el fruto de la persistencia del '14' rojiblanco. Un ataque que parecía abortado por el centrocampista marfileño del Huesca Idrissa Doumbia se convirtió en una oportunidad porque Llorente creyó en sus opciones y provocó el error entre el africano y el griego Dimitrios Siovas, plantándose solo ante Álvaro Fernández y cediendo a un Carrasco libre de marca.

CORREA, LLORENTE Y CARRASCO ASUMEN LA RESPONSABILIDAD

Con el agujero en el ataque rojiblanco que suponen las lesiones del uruguayo Luis Suárez (19 goles y 2 asistencias) y el portugués Joao Féliz (10 y 5), el madrileño ha asumido la responsabilidad del ataque del líder junto al argentino Ángel Correa contra el Eibar y el Huesca.

Si Llorente suma dos goles y dos asistencias entre ambos duelos, Correa hizo tres tantos fundamentales para las dos victorias: los dos primeros, en apenas 114 segundos, con los que derrumbó la resistencia armera iniciando la goleada del domingo pasado (5-0), y el tanto que abrió la victoria este jueves (2-0).

También ha apoyado este crecimiento el belga Yannick Carrasco goleador en los tres últimos duelos de forma consecutiva (Betis, Eibar y Huesca) cuando no marcaba desde diciembre. Capital como carrilero izquierdo en los mejores momentos del Atlético, las lesiones y el brote de coronavirus de enero, en el que se vio afectado, han entorpecido su rendimiento.

"Contento de poder ser importante para el equipo, pero lo más importante es el equipo, cuando está bien siempre es más fácil jugar y demostrar el talento", opinó Carrasco en declaraciones a 'Movistar LaLiga' tras el encuentro.

EL PULSO SIGUE, ¿CON SUÁREZ Y JOAO?

A 6 jornadas del final de LaLiga Santander, las espadas continúan en todo lo alto. Tres puntos sobre el Real Madrid, cinco sobre el Barcelona (al que le falta un partido) y seis sobre el Sevilla son las distancias que vigila el líder.

Y el pulso no para. El siguiente escenario será San Mamés el domingo. Para ese duelo espera el técnico argentino Diego Pablo Simeone recuperar a sus delanteros. "Joao está haciendo un esfuerzo enorme", dijo del luso, lesionado en un botillo antes del duelo del Huesca, en cuya convocatoria finalmente no entró.

"Luis está recuperándose muy bien y todavía no sabemos si llegará al partido de Bilbao", apuntó Simeone sobre el delantero charrúa, que se ha perdido tres partidos entre una sanción y una lesión muscular.

"LaLiga es muy compleja, muy difícil, no nos podemos relajar. Los cuatro estamos intentando llegar al final de la mejor manera. Nosotros somos de pensar partido a partido y no vamos a cambiar", añadió Simeone. Tras San Mamés y el Martínez Valero de Elche amenaza el Camp Nou, el sábado 8 de mayo, un duelo con aroma a final. EFE

1011340

mam/og