EFEGuayaquil (Ecuador)

El Comité de Operaciones de Emergencia (COE) de Ecuador, que se encarga de atender la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, autorizó este miércoles la reanudación del campeonato nacional de fútbol desde julio próximo y los entrenamientos a partir del miércoles 10 de junio.

La reciente disposición de las autoridades coincide con el acuerdo que concretaron en mayo pasado los clubes locales durante una reunión del Consejo de Presidentes de la LigaPro, quienes anticiparon la reanudación de la competencia cuando se atenuara la curva epidemiológica por la COVID-19.

Directivos, cuerpos técnicos, jugadores, colaboradores y árbitros deberán someterse y cumplir en forma estricta con los protocolos sanitarios que han sido aprobados en el COE.

De momento, la mayoría de equipos profesionales ya han realizado las pruebas sanitarias (test de coronavirus) a sus plantillas para regresar a los entrenamientos.

El campeonato ecuatoriano se suspendió el pasado 15 de marzo cuando se habían disputado 2 encuentros por la quinta fecha y desde entonces los equipos se unieron al confinamiento ordenado por el Gobierno, que aplicó el estado de excepción en todo el país.

Jugadores y árbitros pasaron a entrenarse en sus domicilios, por lo que los cuerpos técnicos han decidido que se requiere de una pretemporada que, según varios dirigentes, podría cumplirse en las próximas semanas.

Los directivos de los clubes en el Consejo de Presidente de la LigaPro establecieron dos propuestas para continuar con la disputa del torneo desde el 17 de julio.

Una es que se juegue con el mismo sistema con el cual se inició el torneo el pasado 14 de febrero, es decir jugar todos contra todos entre los 16 clubes, en 30 fechas, o estructurar dos octogonales.

Las autoridades sanitarias del país han establecido, entre tanto, que el torneo se dispute sin la presencia de público en los estadios, como una medida para evitar un mayor contagio.

Al respecto, directivos y empresas promotoras del torneo ya preparan estrategias para promover el espectáculo a través de las señales de radio, televisión y por las plataformas digitales.