EFEA Coruña

El instructor de la Federación Española de Fútbol ha admitido un informe de la Xunta de Galicia aportado por el Deportivo sobre el desplazamiento del Fuenlabrada el pasado 20 de julio a A Coruña en el que se informa que hasta las 21.41 horas no se le dio traslado al Gobierno gallego del número de positivos del equipo madrileño.

El instructor ha admitido al expediente el informe que había emitido previamente la Consellería de Sanidade de la Xunta a requerimiento de la Fiscalía Provincial de A Coruña en el marco de las diligencias previas que se siguen por otro procedimiento en el Juzgado de Instrucción número 6 de A Coruña.

El juez de la Federación considera en una providencia que debe incluir ese informe "por la relevancia de su anexo" ya que acredita nuevos incumplimientos del Fuenlabrada que desconocía el Deportivo, equipo que recientemente se personó en la causa que investiga la justicia ordinaria.

En él, se indica que el primer aviso al director general de Salud Pública de la Xunta por parte del responsable de LaLiga se produjo el propio lunes día 20 de julio, día del partido, a las 19 horas si bien el Fuenlabrada y la asociación de clubes no le informaron del número de positivos hasta las 21.41 horas de ese día, es decir, después de la hora fijada para el partido suspendido.

El informe constata que el Fuenlabrada tuvo un total de cuatro contactos estrechos con ciudadanos de A Coruña.

Uno de ellos, el periodista Manu Sainz, que departió con varios futbolistas del Fuenlabrada en las zonas comunes del hotel de concentración, lo que, presuntamente, supone incumplir el protocolo COVID-19 de LaLiga.

Los otros tres contactos son los conductores de la empresa de autobuses que desplazaron a la expedición del Fuenlabrada.

El club coruñés ha reiterado al Instructor la solicitud de la sanción de pérdida de categoría del Fuenlabrada por los "múltiples y reiterados incumplimientos de la normativa federativa" sin perjuicio de las restantes sanciones y medidas que la RFEF considere que procedan con objeto de restablecer la integridad de la Liga de Segunda División.