EFERoma

El Inter de Milán estuvo contra las cuerdas este miércoles en San Siro ante el Empoli, pero evitó la eliminación en el minuto 91 con un golazo de Andrea Ranocchia que igualó un 1-2 adverso y que abrió el camino para el triunfo por 3-2 que le envió a los cuartos de final de la Copa Italia.

Que no sería un partido fácil el Inter lo entendió a los dos minutos, cuando el argentino Joaquín Correa se retiró entre lágrimas por una lesión muscular. El Tucu, que contaba con una oportunidad para lucirse como titular, deberá someterse a exámenes para entender el alcance de una lesión en el bíceps femoral de la pierna izquierda.

Le sustituyó el chileno Alexis Sánchez, que la semana pasada firmó el gol que entregó la Supercopa al Inter y que este miércoles anotó el gol del momentáneo 1-0 que parecía poder poner cuesta abajo el choque.

Pero el Empoli, que este año fue capaz de ganar a domicilio al Juventus y al Nápoles en la Serie A, exhibió un buen fútbol y logró dar la vuelta al marcador gracias al albanés Nedim Bajrami y a un gol en propia meta del portero rumano Ionut Radu.

El cuadro toscano saboreaba la hazaña ante el vigente campeón de Italia, pero un golazo acrobático de Andrea Ranocchia, veterano defensa central, forzó el 2-2 y la prórroga, en la que apareció Stefano Sensi a los pocos minutos de saltar al campo con el gol del definitivo 3-2.

En los cuartos, el Inter se medirá con el ganador del Roma-Lecce. De avanzar el cuadro romano, se produciría un reencuentro con el técnico portugués José Mourinho, que lo ganó todo al frente de los milaneses en 2010.