EFEPortrush (Irlanda del Norte)

El irlandés Shane Lowry se ha anotado una espectacular tercera ronda de ocho bajo par y es líder indiscutible de The Open Championship, que se disputa este fin de semana en Royal Portrush, en la costa de Irlanda del Norte.

Con un resultado acumulado de -16, el jugador del sur de Irlanda ha batido por un golpe el récord de 198 en 54 hoyos en manos desde 1996 del estadounidense Tom Lehman y ha desbancado del primer puesto al líder de las dos primeras jornadas, el estadounidense JB Holmes, que solo ha logrado restarse dos golpes y ha acabado con -10.

El inglés Tommy Fleetwood (-12) se ha puesto dos golpes por delante de Holmes, y tres del inglés Justin Rose (-9) y el número uno del mundo Brooks Koepka (-9), y ocupa el segundo puesto en solitario a cuatro golpes de Lowry.

"Además de pegar buenos golpes, todo lo que me planteé hacer al principio del día lo hice muy bien. Me sentí muy cómodo con mi swing y pude dar los golpes que quería", dijo Fleetwood, que encabeza a un cuarteto de ingleses entre los primeros puestos, junto con Lee Westwood (-8), Danny Willett (-7) y Rose.

"Nunca sabes lo que va a hacer el líder. Siempre tienes que mirar donde está el pelotón que va a la caza y mantenerte con ellos. Siempre he intentado posicionarme para tener el máximo de opciones posibles", dijo sobre sus posibilidades para el domingo Rose, que casi no pasó el corte en 2018 y terminó segundo.

Además de Lowry, el español Jon Rahm es la única excepción a la preponderancia de ingleses y estadounidenses en la parte alta de la tabla.

"Estoy muy decepcionado. Ha sido más de lo mismo, he jugado muy bien desde el tee hasta el green y solo he metido dos putts en todo el día", lamentó Rahm después de una escalada en los últimos hoyos que estropeó con un bogey en el 18 y lo dejó con un acumulado de -7.

"Nadie le ha pegado mejor a la bola que yo esta semana, pero he sido el peor de todos con el putt. Ha sido terrible, muy frustrante y decepcionante", dijo por su parte el estadounidense Koepka, ganador de los Abiertos de Estados Unidos de 2018 y 2019, a un golpe de Holmes y con uno de ventaja sobre su compatriota Rickie Fowler.

"Independientemente de lo lejos que estemos, mañana vamos a salir a dejarlo todo, especialmente con el tiempo que viene. Nunca se sabe lo que puede pasar", dijo con optimismo Fowler, que aspira a conquistar su primer grande en medio del azote de la lluvia y el viento anunciado para el domingo.