EFEPalma

El Mallorca anunció que las gradas del estadio Son Moix registrarán un lleno el domingo, con casi 21.000 espectadores, para el partido de vuelta de la final por el ascenso ante el Deportivo de La Coruña después de que este jueves se agotaran todas las localidades puestas a la venta, tanto en taquillas como en la modalidad "on line".

El club balear ha puesto el cartel de "entradas agotadas" en su página web y pide disculpas a todos los aficionados que no podrán presenciar el choque en directo, en el partido más importante que jugará su equipo en los últimos años.

Asimismo, varias de las empresas que exhibían lonas publicitarias en algunas de las gradas han acordado retirarlas para facilitar la presencia masiva de los seguidores malloquinistas.

Son Moix será, según las previsiones, una caldera el domingo y los hinchas el conjunto bermellón esperan celebrar el ansiado ascenso en el propio campo, y después, en la conocida como fuente de "Las Tortugas", en pleno centro de la capital balear.

El Mallorca, que juega el partido de ida esta noche en Riazor, está a 180 minutos de regresar a Primera después de su descenso en 2013.

Desde entonces, los mallorquinitas, que el pasado año jugaban en Segunda B, nunca habían estado tan cerca de cumplir con el sueño de volver a la máxima categoría del fútbol español.