EFEPraga

El MSK Zilina, uno de los clubes de fútbol más exitosos y tradicionales de Eslovaquia, será dirigido a partir del miércoles por un liquidador, después de tener que despedir a 17 de sus jugadores que se negaron a aceptar una reducción salarial en medio del parón de juego por la epidemia del COVID-19.

Según destaca este martes la directiva del club en su página web, la negativa de los profesionales a aceptar menos dinero, en medio de la pandemia que ha interrumpido el campeonato liguero y clausurado los estadios, es una "falta de lealtad" con la institución.

La situación es tal que el Zilina entra a partir de este miércoles en un proceso de liquidación, si bien tratará de hacer frente a sus obligaciones con los entes profesionales.

En este sentido, el club también ha anunciado que, en caso de que se reanude el campeonato, podrá convocar a jugadores de categorías inferiores para saltar al terreno de juego.

La dirección del Zilina considera que no será el primero ni el último club del campeonato eslovaco que podría se desaparecer como consecuencia de la crisis del coronavirus.