EFESan Diego (EE.UU.)

El jardinero izquierdo cubano Randy Arozarena, que este sábado ayudó a los Rays de Tampa Bay a conseguir el boleto a la Serie Mundial al proclamarse campeones de la Serie de la Liga Americana tras ganar 4-2 a los Astros de Houston, en el decisivo séptimo partido, estableció una nueva marca de cuadrangulares para un novato en los playoffs.

Arozarena, de 25 años, escribió otra capítulo brillante en el béisbol de las Grandes Ligas gracias al poder mostrado con su bate, clave en la clasificación de los Rays, que llegan a la Serie Mundial por primera vez desde el 2008 cuando la perdieron frente a los Filis de Filadelfia.