EFEMálaga

El Trops Málaga, de la División de Honor Plata de balonmano, fue el primer club español en sufrir un caso de COVID-19, con cinco integrantes afectados, y su cancha es ahora un hospital de campaña, por lo que Alberto Camas, su presidente, admite que ve "mal el futuro" y pide la anulación de la competición.

Sin expectativas de reanudarse la liga en próximas fechas y con ese actual panorama por la pandemia, cuyo máximo exponente es el nuevo uso sanitario del lugar donde entrenan y juegan sus partidos, el pabellón de Carranque, el dirigente del Trops Málaga aborda el futuro con incertidumbre y augura, además, una "gran crisis" en el balonmano.

"Estamos en un estado de alarma. Esto no ha ocurrido nunca, hay que darle a la competición el final que merece, y es que se anule y nadie ascienda ni baje porque no se ha acabado", declaró en una entrevista con Efe Camas, que dijo que los cinco miembros del club contagiados, entre plantilla y técnicos, ya están recuperados.

Afirmó que "la solución más justa y menos drástica es dar la competición por finalizada y ya está, y repetir esta temporada el año que viene con los mismos equipos y el mismo calendario".

Este conjunto andaluz comunicó el 9 de marzo los positivos de dos jugadores, de los que uno había viajado poco antes a Italia, aunque dos días antes la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM) ya había aplazado su encuentro ante el filial del Barcelona por tener nueve efectivos de baja con síntomas de gripe o resfriado.

Esa misma semana los casos positivos ascendieron a cinco en total y la RFEBM, atendiendo a un dictamen de sus facultativos, amplió con "carácter preventivo" dicho aplazamiento a los otros nueve partidos de liga que les quedan por jugar a los malagueños, hasta que sus servicios médicos no emitieran un informe favorable.

Confinado en su casa, como el resto de la población, por el estado de alarma decretado en España a consecuencia de la pandemia, el presidente del Trops Málaga relató a Efe que, "cuando salta el positivo del primero, los demás empiezan a llamar para que se les hiciera la prueba, y así se hizo".

Añadió que "prácticamente todos estaban casi asintomáticos, con un poco de febrícula, dolor de cabeza y poco más, y algunos incluso absolutamente asintomáticos", aunque "ya se encuentran bien".

El día a día del equipo ha cambiado, como para el resto de deportistas, por el confinamiento, a lo que se le une que su lugar habitual de entrenamiento, el pabellón de Carranque de Málaga, se ha convertido en un hospital de campaña, por lo que, según Camas, las expectativas para volver son muy escasas y la situación es "esperpéntica".

"Yo veo mal el futuro, tanto la Federación Española y algún club bien clasificado quiere volver, y lo veo normal porque hay dinero y les afecta a sus cuentas, pero hay jugadores que han cogido peso, otros han perdido, no hay balón, ni gimnasio... Estamos intentando que no pierden masa (muscular), pero están fuera de forma", afirmó.

Sobre las opciones de reanudar la competición, Alberto Camas cree que aún dándose el mejor de los escenarios, que sería regresar en mayo, "habría que hacer una pretemporada y tiene que ser todo paulatino para evitar que haya contagios porque, aunque sea algo que no se diga, sí preocupa mucho que esto ocurra".

"En el caso de que lleguemos a competir en mayo, nosotros ya hemos dicho que no vamos a jugar porque los contratos (deportivos) alcanzan hasta ese mes, los de alquiler terminan en mayo y los visados también finalizan la primera semana de junio, por lo que no se podría competir" aseveró el mandatario del club malagueño.

Precisó que también tienen a "algún jugador" en residencias y que éstas "cierran en junio", con lo que hay "toda una serie de inconvenientes que hacen que muchos equipos no puedan jugar".

Por ello, pidió a la Federación Española de Balonmano que decrete "la finalización" del campeonato, "porque así se frenarían unos gastos" que ahora están teniendo "sin competir".

"En el balonmano habrá una gran crisis porque el problema no es que se reanude la competición y haya o no ascensos o descensos; el problema va a ser qué equipos podrán salir el año que viene a competir con un patrocinador", vaticinó.

También lanzó un mensaje de esperanza ante la crisis sanitaria: "Las noticias nos han ido preocupando al ver tantas víctimas y la alarma que se generó, pero la verdad es que se supera y la gran mayoría lo pasa en casa, y hay que ser cautelosos y proteger a los más vulnerables, las personas mayores", recalcó. EFE

1011806

ads/cc/agr/ea

(foto)