EFEMadrid

Sin tiempo para un respiro, con trabajo de recuperación para los titulares y un entrenamiento de mayor intensidad para suplentes, el Real Madrid comenzó a preparar horas después de su triunfo ante el Athletic Club en el partido aplazado de la novena jornada de LaLiga Santander, la visita a la Real Sociedad del sábado, sin los lesionados Dani Ceballos y el galés Gareth Bale.

El calendario no da tregua a los jugadores madridistas que están encarando un partido cada tres días sin que afecte a su racha de resultados. El triunfo por la mínima ante el Athletic Club (1-0), es el séptimo consecutivo, el quinto en LaLiga, que le da al equipo de Carlo Ancelotti una renta de siete puntos como líder, respecto a sus perseguidores.

Cuidando al máximo la recuperación de los titulares por las pocas rotaciones que introduce Ancelotti, ante el Athletic Club de nuevo apenas una novedad con la entrada de Lucas Vázquez, los jugadores que más cansancio acumulan ni pisaron el césped y se pusieron en manos de los fisioterapeutas.

El resto de la plantilla trabajó en la sesión matinal en la ciudad deportiva de Valdebebas con balón, en ejercicios de circulación de balón y presión, según informa el club en su web, antes de la disputa de partidos en campos de reducidas dimensiones con series de carreras para finalizar.

Un entrenamiento perfecto para que el belga Eden Hazard y el brasileño Rodrygo Goes vayan recuperando fortaleza física tras superar ambos sendas gastroenteritis. En el grupo también se entrenó con intensidad Dani Carvajal, el lateral derecho titular de Ancelotti, que ayer tuvo un respiro y se quedó sin minutos para evitar cualquier sobrecarga muscular que pueda provocar una nueva lesión.

Para la visita a la Real Sociedad del sábado son baja segura el galés Gareth Bale, que prosigue con su plan de recuperación, y el centrocampista Dani Ceballos, que ya se entrena con balón sobre el césped y la próxima semana se producirá su introducción en la dinámica de grupo por primera vez en una temporada que comenzó lesionado tras los Juegos Olímpicos de Tokio. EFE

rmm/ea