EFEBerlín

El Schalke 04 recibirá una garantía estatal del estado federado de Renania del Norte-Westfalia para hacer frente a la situación financiera que era difícil desde 2019 y que se ha agravado como consecuencia de la crisis del coronavirus, según medios alemanes.

Según el periódico económico Handelsblatt de Düsseldorf, el Gobierno regional planea otorgar un aval por valor de 40 millones de euros lo que deberá ser comunicado el miércoles.

Sin embargo, el primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, negó hoy que ya hubiera una decisión al respecto.

Las garantías estatales para clubes deportivos no son algo extraño, según Laschet, pero toda solicitud debe ser examinada cuidadosamente y en este caso no habrá, dijo, "una ley Schalke".

El Schalke, que terminó la temporada en la casilla 12 de la Bundesliga, cerró el año 2019 con deudas que ascendían a los 197 millones de euros.

La pérdida de ingresos por causa de la pandemia agravaron la situación económica lo mismo que no haberse clasificado a las competiciones europeas.

Por ello, según el diario "Süddeutsche Zeitung" de Múnich, el club se plantea introducir un tope salarial para los jugadores de 2,5 millones de euros anuales.

En abril uno de los miembros de la junta directiva, Alexander Jobst, dijo que el Schalke estaba en una situación que era una amenaza para su existencia.

Según la revista "Kicker" se discutió la posibilidad de pedir una vez más un crédito el empresario Clemens Tönnies, que ha es presidente del consejo de vigilancia y actualmente es un personaje altamente controvertido.

Tönnies es propietario de mataderos y de fabricas de elaboración de productos cárnicos en la que se han dado rebrotes de coronavirus lo que ha hecho que salga a la luz las condiciones deplorables en las que viven muchos trabajadores procedentes del este de Europa.

Algunos seguidores del Schalke se han declarado en rebelión contra Tönnies y han pedido que dimita a los cargos que tiene dentro del club.