EFERedacción deportes

El Southampton empató 1-1 en su visita al Wolves y cerró la novena jornada de la Premier League a tres puntos del Tottenham en la quinta plaza, última que da acceso a una competición continental.

El equipo dirigido por el austríaco Ralph Hasenhuttl se alejó del líder pero se sostuvo en Europa frente a un equipo que aspiraba a acercarse a una de las cinco plazas más codiciadas a final de temporada. El Wolves, con Adama Traoré en el once, no pudo regresar a la senda de la victoria tras perder la pasada jornada frente al Leicester y acabó a tres puntos del Southampton.

Los hombres de Hasenhuttl se adelantaron en el marcador por medio de Theo Walcott, que a los 58 minutos marcó a placer el primer tanto del partido. Después, en el último tramo, el portugués Pedro Neto igualó el choque con tras recoger el rechace de un disparo al palo del mexicano Raúl Jiménez.

Aparte de un gol anulado al delantero mexicano, no hubo mucho más en los últimos minutos y el empate dejó al Southampton dentro de Europa y alejó al Wolves.

En el otro encuentro que cerró la novena jornada, el Burnley ganó su primer partido del curso y abandonó los puestos de descenso gracias a un solitario tanto del neozelandés Chris Wood, suficiente para superar 1-0 al Crystal Palace.

Wood marcó su segundo gol del curso a los ocho minutos, cuando sorprendió al portero español Vicente Guaita con un zapatazo a bocajarro imparable. No fue la única ocasión del Burnley, que a lo largo de la primera parte pudo aumentar su renta por medio de Jay Rodríguez y de Dwight McNeil, que no tuvieron la puntería suficiente para agrandar la ventaja.

El Crystal Palace también tuvo sus opciones, sobre todo en las botas del belga Michy Batshuayi y de Andros Townsend, que pudieron empatar antes del descanso. Después, en la segunda, salvó un disparo al larguero del islandés Johann Gudmundsson, el Burnley se dedicó a aguantar el resultado.

Batshuayi, y el belga Christian Benteke sobre la bocina, no acertaron, se encontraron con el guardameta Nick Pope, y el Burnley sumó tres puntos importantísimos para salir del descenso y dejar a su rival estancado en la zona media de la clasificación de la Premier League.