EFEMálaga

El Unicaja afronta mañana en el Martín Carpena un duelo ante el Movistar Estudiantes al que llega reforzado pese a su derrota copera ante el Barcelona y con el único objetivo de entrar entre los ocho primeros, ya que es noveno igualado a nueve victorias con el Baxi Manresa y a dos del séptimo, el Joventut.

El equipo cajista, que afronta la cita con un nuevo jugador, el pívot estadounidense Malcolm Thomas, que podría debutar, no se puede descuidar si quiere lograr como mínimo el octavo lugar para disputar la fase por el título, única opción que tiene en la temporada después de caer eliminado en el Top 16 de la Eurocopa.

Las sensaciones del Unicaja y también el juego han cambiado con el nuevo entrenador, el griego Fotis Katsikaris, lo que se tradujo en la pasada jornada cuando venció al Urbas Fuenlabrada (68-85) a domicilio y el enfrentamiento de Copa contra el Barcelona, en el que pese a la derrota tuteó al actual campeón del torneo copero.

El rival llega al duelo de Málaga tras haber perdido sus últimos seis partidos y en un lugar comprometido de la clasificación con sólo cinco victorias.

Ambos equipos se han enfrentado en 84 ocasiones en la Liga Endesa, siendo 74 de ellas en la fase regular con una igualdad 37 victorias para cada uno.

Será un partido especial para varios de los componentes de los dos equipos, ya que en Unicaja los escoltas Jaime Fernández y Darío Brizuela se enfrentarán al conjunto en el que se formaron; y en Estudiantes juegan el serbio Aleksa Avramovic y el francés Edwin Jackson, recuperado tras una larga lesión, que militaron años atrás con los malagueños.

El base israelí Gal Mekel y el ala-pívot Carlos Suárez son bajas por lesión.