EFEValencia

El Valencia Basket evaluará este sábado en la pista del Urbas Fuenlabrada el efecto que ha tenido en la buena racha de resultados que mantiene el parón de las competiciones de clubes por los partidos de las 'ventanas FIBA' de clasificación para el Mundial de 2023.

En el caso del equipo valenciano, no se trata sólo del parón en sí mismo sino del hecho de que al haber tenido a siete jugadores fuera por esos compromisos nacionales y tener cuatro lesionados, se quedó con un único jugador (Josep Puerto) y tuvo que suspender durante más de una semana los entrenamientos colectivos.

Antes de ese éxodo, el conjunto de Joan Peñarroya enlazó entre la ACB y la Eurocopa cinco victorias, muy meritorias las tres primeras (ante el Joventut, el Virtus Bolonia y el Barcelona) por el nivel de sus rivales y por las bajas con las que las afrontó y con peores sensaciones las dos últimas (ante el Bourg en Bresse y el Bilbao Basket) porque sus malos inicios de partido le obligaron a remontar y a un inesperado desgaste.

En el caso de la Liga Endesa, los dos triunfos seguidos que ha sumado han apuntalado sus opciones de clasificación para la Copa del Rey y le han elevado a la quinta plaza de la clasificación con el mismo balance de siete triunfos que el UCAM Murcia que es cuarto.

En el club se da por hecho que tres victorias en los próximos seis partidos garantizarían la presencia del equipo en el torneo del KO en Granada y que tendría opciones de ir con dos. Todo lo que logre por encima de eso le puede acercar a ser cabeza de serie y, por tanto, a esquivar al Barcelona y al Real Madrid en los cuartos de final, puesto que ambos tienen encarrilado gozar de esa condición.

El encuentro en la pista del conjunto madrileño puede suponer la reaparición del interior estadounidense Mike Tobey menos de un mes después de haber sido operado de unas molestias en el pubis. Eso sí, como estuvo tiempo parado previamente la realidad es que lleva dos meses y medio parado por lo que aunque tenga el alta estará falto de ritmo de competición.

En cualquier caso, en principio estará a disposición de Peñarroya y será la primera vez esta temporada que el técnico tenga a diez de los doce jugadores que componen su plantilla tras la plaga de lesiones que ha azotado al equipo desde la pretemporada.