EFEBarcelona

El Palau Blaugrana no solo acogerá este viernes (21.00 horas) el Barça-Zenit de San Petersburgo, la reedición de los cuartos de final de la pasada edición de la Euroliga, sino que rendirá homenaje al equipo que en 2010 ganó en París la máxima competición europea.

Aprovechando la visita a Barcelona de Xavi Pascual, técnico que dirigió al equipo que levantó la segunda y hasta la fecha última Euroliga del Barça, el club ha decidido reunir algunos de los jugadores que ganaron la final contra el Olympiacos.

Sólo faltarán Ricky Rubio, que juega en las filas de los Cavaliers de Cleveland; Boniface N'Dong, que trabaja por los Denver Nuggets; Jaka Lakovic, que dirige el Ratiopharm Ulm en la Bundesliga; y Lubos Barton, que se encuentra entrenando en la República Checa, mientras que Terence Morris tampoco podrá asistir.

El homenaje a los últimos campeones europeos teñirá de nostalgia el partido de la quinta jornada de la Euroliga del Barça 2021-22, un equipo que por presupuesto y plantilla también está llamado a llegar lejos.

De momento, tras las cuatro primeras jornadas, el conjunto entrenado por Sarunas Jasikevicius es, junto al AX Armani Exchage Milan, el único equipo que mantiene la condición de invicto.

Tras gozar de siete días de descanso, los jugadores del equipo azulgrana han aprovechado para recuperar fuerzas tras ganar los dos últimos duelos ante el Olympiacos (79-78) y el AS Mónaco (81-85) en la prórroga.

Fueron partidos físicos, intensos, que condicionaron el juego de jugadores talentosos como Cory Higgins, muy discreto ofensivamente ante los monegascos. Ante el Zenit, que ya puso en muchos apuros al Barça en la eliminatoria de los últimos cuartos de final, se prevé un partido similar.

No cuenta Pascual con Kevin Pangos, jugador diferencial el año pasado, que esta temporada ha cruzado el charco para jugar en los Cavaliers de Cleveland.

El vacío del base canadiense en ataque lo ocupa ahora el escolta Jordan Loyd, una de las novedades llamadas a liderar al equipo ruso.

En las primeras cuatro jornadas, el jugador estadounidense ha anotado una media de 14,3 puntos y se ha convertido en una de las claves en las victorias contra el Unics Kazan (69-70), el Zalgiris (64-70) y el Bayern de Múnich (79-71).

Aunque más allá de los nombres propios, la defensa es el termómetro del equipo ruso. Prueba de ello es que los rivales de esta temporada están teniendo porcentajes bajos de tiro (50.3% en tiros de dos y 35,4% en triples).

Por ello, este viernes será clave que el talento exterior de jugadores como Nick Calathes, Cory Higgins o Kyle Kuric aparezca para contrarrestar la telaraña que habitualmente plantea Xavi Pascual.

Jasikevicius no podrá contar con Álex Abrines, lesionado de larga duración, mientras que el pívot Sertac Sanli, que se ha perdido los últimos encuentros por un esguince en el tobillo, sigue siendo duda.