EFEMadrid

El ecuatoriano Emilio Gómez lamentó la derrota ante Pablo Carreño, en tres sets y después de tres horas de partido, pero se mostró satisfecho con el nivel ofrecido ante un jugador como el español, "top mundial", en un partido resuelto por pequeños detalles al final.

El número uno del equipo reconoció que Ecuador confiaba en la posibilidad de ganar a España, lastrada por las bajas de Rafael Nadal y después de Roberto Bautista y Carlos Alcaraz. "Creíamos que se podía dar ante una España sin Rafa", señaló.

"Fue una batalla. Sin este grupo no hubiera sido posible. Podíamos ganar a España", dijo Emilio Gómez tras su encuentro ante Carreño, con el que perdió con claridad meses atrás, en el Masters 1.000 de Indian Wells.

"Pero este evento es diferente. Vi opciones. Veía que podía. Me faltó un poco de decisión, de experiencia. Carreño no estaba cómodo, le vi nervioso. El jugó mejor en algunos momentos clave. No fallaba. Jugaba profundo. Nunca dejé de creer. Se decidió por detalles", insistió el hijo de Andrés Gómez, que fue campeón de Roland Garros en 1990.

"Fue un partido increíble, el que más disfruté de mi carrera. Escuchar ánimos a España pero también de la gente de Ecuador. Ellos eran mi punto de enfoque y el equipo. Creímos en estar aquí. Y casi sacamos un punto a España y llevar la serie al dobles donde todo podía pasar", lamentó el número uno de Ecuador, que se mostró feliz por haber aprendido del encuentro de Indian Wells y llevar al límite al español.

"Fue un partido muy diferente al de Indian Wells. Haber jugado allí fue un termómetro. Hacía mucho que no jugaba con un jugador top y sube tu nivel. En Indian Wells jugué más pasivo, nunca entré en el partido. Y eso cambió aquí", dijo Gómez, que resaltó el nivel de Pablo Carreño.

"Ha ganado a Novak Djokovic, a Daniil Medvedev este año y yo he estado a su nivel esta vez. No hubo diferencia en este partido", señaló el ecuatoriano.

"Ha sido una experiencia increíble para mí. He tenido mis opciones pero he dado todo en un ambiente fantástico, apoyado por los seguidores. No estoy feliz por la derrota pero no puedo reprocharme nada", reconoció el jugador de Ecuador, que el sábado se enfrentará al número dos del mundo, el ruso Daniil Medvedev.