EFEPalma

"No me lo puedo creer todavía", declaró el central argentino del Mallorca Franco Russo (Buenos Aires, 1994) tras marcar ante el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano su primer gol en LaLiga Santander.

"Es un chute de energía que necesitábamos. Sabemos de dónde venimos. El trabajo y la actitud del equipo nos ha llevado a los tres puntos", añadió Russo, un futbolista que se ha ganado a pulso, y tras denodados esfuerzos, un puesto en el primer equipo del conjunto balear.

Russo se elevó por encima de la defensa del Atlético para batir al meta esloveno Jan Oblak y nivelar, con un ajustado cabezazo, el marcador que había abierto el brasileño Matheus Cunha para el equipo de Diego Pablo Simeone.

Pocos minutos después, el japonés Takefusa Kubo estableció el 1-2 definitivo.

El defensa sudamericano, formado en la cantera del Club Atlético All Boys argentino, debutó esta temporada en la máxima categoría del fútbol español culminando un ascenso vertiginoso en su trayectoria, que inició en 2015 en los juveniles y en el filial del Espanyol.

Russo empezó de cero y no ha utilizado atajos para llegar a ser un central indiscutible en los esquemas del técnico mallorquinista, Luis García Plaza.

Jugó en el Vilafranca, de Tercera división, y en el Ontinyent, de Segunda B, antes de firmar en 2018 por el Mallorca, entonces en Segunda División. El club balear le cedió a la Ponferradina, en la que, afirmó, sintió "de verdad" que podía jugar en Segunda.

La lesión de larga duración de Antonio Raíllo le ha abierto las puertas de la titularidad en el once del Mallorca para formar el eje defensivo junto al eslovaco Martin Valjent.

Tras renovar su contrato hasta el 30 de junio de 2024, Russo declaró: "En unas negociaciones siempre se tira un poco de los dos lados, pero llegamos a un acuerdo y los dos estamos contentos. Estoy muy ilusionado de formar parte de este club, de esta familia".

Russo ha pasado en pocos meses de ser suplente a indiscutible en el once mallorquinista. Se ha ganado a pulso la titularidad, todo ello refrendado, además, con su decisiva aportación a la faceta goleadora del equipo.