EFEMadrid

Jonatan Giráldez, entrenador del Barcelona femenino, dijo que en la eliminatoria de semifinales de la Supercopa de España que enfrentará este miércoles a su equipo contra el Real Madrid en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas deben ser "fieles" a su estilo.

"Es un equipo que ha cambiado bastante su manera de jugar. Tiene una idea muy definida de su estilo de juego y confían en ella. Debemos ser fieles a nuestro estilo. No es tan importante el rival que tengamos enfrente, sino ser capaces de hacer nuestro partido, nuestro juego", declaró.

"La temporada pasada no fue redonda del todo por no ganar Supercopa. Creo que fuimos superiores en el partido contra el Atlético, generamos más ocasiones. Pero cuando nos las metes te expones a que el rival pueda ganar. Somos un equipo con muchísima ambición, salimos con mucha seguridad, sabiendo que si jugamos a lo que sabemos tendremos más opciones de ganar el partido", expresó.

Giráldez considera que ganar el título sería "un premio a toda la temporada" que están haciendo. "No pensamos en si el partido puede ir mal. Toda la energía de la que disponemos es pensando en qué podemos hacer para que el partido vaya bien", añadió.

"Luego en el fútbol pasan muchas, hay muchos matices, hay un rival que juega e intentará ponerte las cosas difíciles. Todas las valoraciones se tienen que hacer a posteriori, ahora solo pensamos en las cosas que nos pueden hacer ganar el partido", destacó.

Las azulgranas se enfrentarán a un Real Madrid que lleva sin jugar desde el pasado 22 de diciembre. "No creo que haya un extra de favoritismo por el parón. Es cierto que la competición te mantiene activo, con el mapa para poder analizar qué cosas corregir y potenciar", dijo.

"No tener partidos entiendo que es un inconveniente, pero nuestro cometido como entrenadores es compensar ese déficit de competición durante el entrenamiento para regular las cargas y llegar de la mejor manera posible al siguiente partido. No creo que haya un equipo favorito por esto. A nivel condicional se pueden compensar en los entrenamientos", afirmó.

El pasado 12 de diciembre ambos equipos ya se midieron en liga y el Barcelona se impuso por 1-3.

"Sabemos que hicimos muchas cosas bien, otras que podríamos haber hecho mejor. Hemos trabajado para intentar corregir los aspectos que nos pueden hacer mejor equipo y en función del partido de mañana, prepararemos el siguiente cuando nos volvamos a enfrentar contra ellas", declaró Giráldez.

Barcelona y Real Madrid se enfrentarán de nuevo en los cuartos de final de la Liga de Campeones. Para el duelo de vuelta de esa eliminatoria, que se jugará en el Camp Nou, ya no quedan entradas.

"Es una motivación ver cómo se ha volcado la gente en solo cuatro días. Es algo mágico. Poder jugar en el estadio del primer equipo es un sueño y premia la trayectoria de las jugadoras en los últimos años, es un premio para todas ellas", aseguró.