EFEMadrid

El estadounidense Grant Holloway, el segundo más rápido de la historia en 60 m vallas, pretende convertirse este miércoles en el mejor agitando un cóctel que combina un estado de forma portentoso y los 667 metros de altitud de Madrid, capital mundial de los récords mundiales en pista cubierta.

Si Holloway, que acreditó una marca de 7.32 hace dos semanas en Lievin, consigue derribar el crono de 7.30 que permanece como récord mundial en poder del británico Colin Jackson desde hace 27 años, habrá inscrito una nueva plusmarca en Madrid, que ya tiene 31, y la segundo en esta pista.

El primer récord mundial que arrojó la pista de Gallur fue obra de una atleta ausente este año: la venezolana Yulimar Rojas. Acaba de cumplirse, el 21 de febrero, el primer aniversario de su majestuoso vuelo de 15,43 metros en el foso de triple salto. Su gesta terminó convirtiéndola en la mejor atleta mundial del año.

Pero su estado de forma actual, retrasado en comparación con temporadas precedentes, no le permite competir al nivel de su rango, y su entrenador, el cubano Iván Pedroso, ha preferido reservarla para mejor ocasión, explicaron a EFE los organizadores del mitin.

Sin la gran estrella venezolana, que acaba de recibir un homenaje del Ayuntamiento madrileño en la pista de su récord, las esperanzas de récord recaen principalmente en Holloway, de 23 años, que lo tiene todo para alcanzar la plusmarca: salida impetuosa, agresividad en el paso por valla y aceleración brutal en el último tramo.

Sólo 12 atletas han bajado de 7.40 en los 60 m vallas a lo largo de la historia. Holloway, "el Rayo de Florida", campeón mundial al aire libre en Doha 2019, lo ha hecho cuatro veces este año; suyas son tres de las seis mejores marcas de la historia y ha bajado siete veces de 7.38, una más que Colin Jackson.

El norteamericano tendrá el acicate de competir contra el actual campeón del mundo, el británico Andrew Pozzi (7.57 este año).

Junto al corpulento Holloway, de 1,88 metros de estatura y 86 kilos de peso, aparece, como segunda esperanza de récord mundial, la figura leve de la etíope Gudaf Tsegay, de 1,63 y apenas 50 kilos.

Quince días después de arrebatar la plusmarca mundial de 1.500, por dos segundos, a su compatriota Genzebe Dibaba con 3:53.09 en Lievin, Tsegay, bronce mundial en Doha, vuelve a la carga, ahora en 3.000 metros, para atacar otro récord en poder de Dibaba con 8:16.60 desde hace siete años.

En este caso la altitud de Madrid no ayuda. Más bien será un hándicap, como ocurre con los esfuerzos prolongados, pero Tsegay ya dominó el 1.500 el año pasado en Gallur y desde entonces ha ganado en consistencia. Su compatriota Lemlem Hailu, de 19 años, lidera el ránking del año con 8:31.22 y presentará batalla.

La reunión de Madrid, que clausura el World Indoor Tour, ofrecerá a los atletas españoles y europeos una última oportunidad de conseguir la mínima para los campeonatos continentales que se disputarán del 5 al 7 de marzo en Torun (Polonia).

Debido a las restricciones por la pandemia, Gallur, reciente escenario de los campeonatos de España, ofrece un mitin cuyo programa se ha reducido a ocho pruebas a fin de evitar aglomeraciones en la pista.

La nómina de participantes incluye 27 medallistas internacionales (17 hombres y 10 mujeres), incluida la española de mayor rango en la actualidad, la triplista Ana Peleteiro, campeona de Europa bajo techo, que viene de saltar 14,21 en el campeonato de España.

El 400 presenta un duelo entre el checo Pavel Maslak, tres veces campeón mundial y otras tantas europeo, que llega con una marca de 46.22 este año, y el palentino Óscar Husillos, que ha recuperado su esplendor. Acaba de ganar el titulo nacional con un registro de 46.55 en esta misma pista.

La etíope Habitam Alemu será la favorita en el 800. Con el trofeo del World Tour asegurado, presenta la segunda mejor marca mundial del año (1:58.19) y constituirá un reto para la mejor mediofondista española, Esther Guerrero, que acaba de proclamarse campeona de España de 1.500 con 4:07.48.

La carrera masculina de 800 no pertenece al World Tour pero también ofrece un importante elenco. El bosnio Amel Tuka, doble medallista mundial al aire libre (plata en 2019, bronce en 2015) servirá de piedra de toque para los españoles Álvaro de Arriba (campeón de Europa y de España), Mariano García y Adrián Ben.

El etíope Selemón Barega, subcampeón mundial de 5000 y de 3000, parte como gran favorito en el 1.500. Por el momento es tercero en el ránking mundial de 2021 con 3:32.97. Entre sus rivales, el competitivo polaco Marcin Lewandowski, actual subcampeón europeo y mundial, y el campeón de España, Jesús Gómez, bronce europeo.

Los 60 m vallas femeninos pondrán en acción a dos atletas españolas que vivieron decepciones el pasado fin de semana en los campeonatos de España. Tere Errandonea sufrió una discutible descalificación por salida falsa, y María Vicente -campeona de pentatlón con nuevo récord de España- vio cómo su mejor salto en longitud, cercano a los 6,50 metros, era borrado de la arena por error antes de ser medido.

En longitud sobresale la presencia del campeón mundial en pista cubierta, el cubano Juan Miguel Echevarría (8,25 en 2021), que ya tiene su segundo trofeo del World Tour en el bolsillo después de sus triunfos en Karlsruhe y Liévin.

Entre sus rivales se encuentran dos atletas que ya han saltado más de ocho metros este año: el subcampeón de Europa Thobias Montler (8.06m) y el ucraniano Vladyslav Mazur (8.07m). Junto a ellos, el flamante campeón español, Eusebio Cáceres, que viene de saltar dos veces 7,91 en este mismo foso.

José Antonio Diego