EFEMontevideo

Las calles de Montevideo se tiñeron este martes de amarillo y negro para festejar los "130 años de gloria" del Peñarol uruguayo, que celebró su aniversario con fuegos artificiales, homenajes y diversas publicaciones en redes sociales.

La jornada fue especial para sus hinchas y dirigentes que, con banderas, escudos, gorros y camisetas, participaron de los festejos.

En distintos puntos de la ciudad se apreciaron "balconeras" con un mensaje alusivo a los 130 años del equipo nacido en 1891.

"Hincha desde la cuna, ni que hablar, Peñarol es todo en mi vida, parte de mi vida, lo quiero más que a mi novia. Peñarol siempre, acá y en todo el mundo", expresó a Efe el fanático Carlos "Manya", que se acercó al barrio Pocitos para presenciar uno de los homenajes.

Del mismo acto, en el que se instaló una placa en homenaje al arquitecto Enzo Benech, participó el expresidente de Uruguay Julio María Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000), quien destacó que la historia del club está "enraizada" con la del país.

"Nace en los talleres del ferrocarril inglés de la época con sus obreros y algunos ingenieros, razón por la cual es una expresión muy clara de lo que fue la evolución de nuestro país", remarcó el actual presidente honorario del club.

Asimismo, subrayó que el Peñarol es una institución "entrañablemente identificada con la raíz popular".

Otra de las actividades enmarcadas en este aniversario fue la presentación de un sello postal.

Allí, el presidente de Peñarol, Ignacio Ruglio, destacó a Efe lo que significa para él su equipo.

"Hay que salir al exterior para decir que uno es uruguayo para que te digan Peñarol o para que uno diga Peñarol y relacionarlo con Uruguay. Sin duda es la marca y la patente más grande que tiene este país a nivel mundial", apuntó.

Igualmente, remarcó que se trata de un club que "atraviesa transversalmente" a toda la sociedad uruguaya desde "ricos a pobre hasta cristianos y no cristianos" y con un nombre único por el que se conoce en todo el mundo.

Peñarol llega a este cumpleaños 130 con el objetivo claro de dar vuelta la serie ante el Athletico Paranaense brasileño en el juego de vuelta por las semifinales de la Copa Sudamericana, tras caer 2-1 en casa.

Para ello, se medirá este jueves en un juego en el que llega con la motivación de haber goleado 2-5 al Boston River en el encuentro correspondiente a la tercera fecha del Torneo Clausura del fútbol uruguayo.

Las esperanzas del carbonero están puestas en sus jóvenes joyas; Facundo Torres y Agustín Álvarez, quienes han sido los que sacaron adelante al equipo en más de una situación de dificultad.

Asimismo, el equipo aguarda por la resolución de la situación de Agustín Canobbio, quien tuvo un resultado adverso en la prueba antidopaje en los Cuartos de Final ante Sporting Cristal de Perú y este martes defenderá su inocencia.