EFEMadrid

Jurgen Klopp, entrenador del Liverpool, valoró este martes, tras la victoria contra el Atlético de Madrid en la Liga de Campeones (2-3), que la tarjeta roja en el minuto 55 a Antoine Griezmann es "mala suerte", pero es expulsión, al tiempo que opinó que el penalti a favor de su equipo "era claro" y consideró que el partido fue una "lucha de verdad" entre dos grandes equipos.

"No es fácil meterle dos goles al Atlético en 15 minutos. A veces tu propia cabeza puede ser tu mayor enemigo. No hemos sabido controlar bien el partido, hemos encajado dos goles, podíamos haber defendido mejor el 1-2", comentó en rueda de prensa en el Wanda Metropolitano.

"Entiendo -continuó Klopp- que el Atlético y sus aficionados estén enfadados con ciertas decisiones del árbitro, pero el primer penalti era claro y el penalti para el Atlético, según lo veo yo, no era penalti, aunque me sorprendió que el árbitro lo anulase".

"En cuanto a la tarjeta roja (a Griezmann), por supuesto que es mala suerte, pero es roja. Es un pie en la cara de mi jugador. Por esas cosas se sacan tarjetas rojas. Hemos tenido que defender muchísimo, incluso con 10 jugadores han jugado un fútbol muy intenso. Los tres puntos es lo más importante, los hemos conseguido y ha sido un gran paso adelante", explicó.

"Hoy había sobre el campo dos equipos con muchísima confianza en ellos, en ganar. Esta noche ha sido una lucha de verdad. Nadie puede ganar este partido porque es mejor que el otro", continuó Klopp, que insistió en que no le gusta el estilo del Atlético: "Nos ha dejado jugar. Es su forma de jugar. Hay cosas que me gustan más y otras menos".

"Pero respeto muchísimo lo que hacen. Yo no podría hacerlo. No soy la misma persona que Diego. Yo no podría jugar de esa forma, pero lleva aquí diez años con unos éxitos increíbles. No juega al fútbol que me gusta a mí, sino que le gusta a ellos. Y lo respeto muchísimo", añadió.