EFEBarcelona

El parón del sector del deporte, más allá de afectar a entidades y atletas, ha empujado a una situación preocupante a muchos empleos indirectos. Por ejemplo, al sector de la fotografía deportiva 'freelance'.

"No puedo trabajar, he hecho cese de actividades y estoy esperando a las ayudas del gobierno", dice Manu Boutureira, especializado en hockey sobre patines y uno de los cuatro fotógrafos con los que ha hablado EFE.

"No tengo nada de trabajo y, por lo tanto, tengo cero ingresos", explica Jordi Santacana, quien compagina la fotografía deportiva con la de paisajes y fiestas tradicionales. "Estoy intentando pasar estos meses con mis ahorros y planteándome darme de baja de autónomo. Mi actividad está parada y sin perspectivas de que se ponga en marcha pronto", añade.

Boutureira y Santacana tienen la fotografía como su único trabajo. Este tipo de profesionales son los que están sufriendo más la crisis del coronavirus. En cambio, la situación es más holgada para los que cuentan con un segundo empleo.

Es el caso de José Raúl González, fotógrafo de fútbol en Segunda B y Tercera. "Mis ingresos principales vienen de mi trabajo entre semana. Gracias a eso económicamente no he notado tanto este parón como otros compañeros".

Además, está colaborando con algún medio para elaborar contenidos esporádicos y está aprovechando el parón deportivo para "poner orden" a todo su trabajo fotográfico "e intentar asentar las bases de un nuevo proyecto personal".

También está tomándose este periodo como un momento óptimo para llevar a cabo cosas que el ajetreo del día a día no le permitían Maria Mentxaka, especializada en la fotografía de deporte femenino: "Hay que aprovechar este tiempo sin eventos para reciclarte, estudiar y leer, y para revisar tu material y el archivo y, si hace falta, reordenarlo. Siempre encuentras joyas entre tus miles de fotografías".

Por otro lado, durante esta situación excepcional Mentxaka está rehaciendo su web personal, una tarea que llevaba tiempo retrasando. "Algo hay que hacer, porque las facturas hay que seguir pagándolas", sentencia.

Santacana tiene en mente proyectos futuros, "pero ninguno de presente". Los cuatros fotógrafos ahora se encuentran en un incómodo limbo que solo podrá hacer desaparecer el regreso de las competiciones deportivas, en las que ellos desearían estar presentes si las condiciones sanitarias fuesen las adecuadas.

"Los medios gráficos me parecen esenciales a la hora de contar noticias y los deportes no están exentos de esta realidad. Sin reporteros gráficos, aún se alejaría más el deporte del aficionado que no puede entrar a los recintos", considera González.

Mentxaka teme que los fotógrafos autónomos tengan más complicaciones que los contratados por medios de comunicación una vez regresen las competiciones a puerta cerrada. "Me da la sensación que tristemente nos va a costar aún más de lo habitual conseguir que nos acrediten en algunos eventos. Lo cual, no me parece justo".

Aún es menos optimista Boutureira. "Creo que a los fotógrafos en general no nos dejarán entrar", sentencia.

Sergi Escudero.