EFERedacción deportes

La selección española femenina de balonmano podrá afrontar con absoluta normalidad el Campeonato de Europa que arrancará este jueves, tras dar negativo todos los integrantes del conjunto español en las pruebas PCR a las que se sometieron nada más aterrizar este martes de Dinamarca, según confirmó a EFE la Federación Española.

De este modo, las “Guerreras”, vigentes subcampeonas del mundo podrán empezar a preparar mañana sobre la pista del Jyske Bank Boxen de Herning el partido que les enfrentará el jueves (18:15) con Rusia.

El conjunto español, al igual que el resto de los equipos participantes en el Europeo, tuvo que someterse a su llegada a Dinamarca a unas pruebas PCR de acuerdo con el estricto protocolo sanitario establecido por los organizadores y la Federación Europea (EHF) para evitar posibles contagios por coronavirus.

No será la única medida sanitaria que deberá cumplir el equipo español durante su participación en un torneo, que se celebrará bajo un sistema de “burbuja” o “zona roja” como la califica la Federación Europea.

Los integrantes de los equipos vivirán “completamente aislados” y “sin ningún acceso al mundo exterior” durante la disputa del campeonato y su vida, como recalcó la EHF, “durante las tres próximas semanas estará restringida al hotel de la zona roja y a la zona roja de los pabellones de juego.

Del mismo modo todos los oficiales y personal de la organización que accedan a la zona roja no podrán tener contacto con nadie de fuera de la burbuja y se someterán durante los cinco primeros días del torneo a una prueba PCR diaria a las que posteriormente se seguirán sometiendo en intervalos de 72 horas.

Medidas que tienen como objetivo que el Europeo pueda desarrollarse de manera segura, tras verse al borde de la suspensión, tras la decisión de Noruega, que en principio iba a albergar el torneo junto con Dinamarca, de renunciar a la organización a causa de la pandemia de coronavirus cuando faltaban apenas dos semanas para el inicio del campeonato.