EFEMiami

Las dos primeras temporadas del Inter Miami CF, el equipo del exfutbolista británico David Beckham, se jugarán en Fort Lauderdale, a unos 40 kilómetros al norte de Miami, mientras se construye el estadio en esta última ciudad.

Beckham y el empresario cubano-estadounidense Jorge Mas hicieron este jueves el anuncio en las inmediaciones del estadio Lockhart, donde el nuevo equipo de la Major League (MLS) de Estados Unidos jugará temporalmente a partir de 2020.

"Es un lugar con el que hemos estado soñando. Es un lugar que creemos que brinda a los niños, a la comunidad, una oportunidad real de vivir sus sueños", dijo Beckham.

"Creo que es la ubicación perfecta", añadió.

Mas precisó que el grupo Miami Beckham United prevé que el estadio en el 'Freedom Park', cerca al aeropuerto de Miami, estará listo para la temporada de 2022.

El grupo acordó de manera preliminar con la vecina ciudad de Fort Lauderdale revitalizar el Lockhart, en cuyos alrededores funcionará una academia juvenil para unos 200 jugadores y el centro de entrenamiento del equipo.

Este plan requiere la aprobación del gobierno de Fort Lauderdale para que el equipo Inter Miami CF pueda empezar a disputar sus partidos en este emplazamiento en sus dos primeras temporadas.

Mas dijo que en estos dos primeros años además de además de empezar a construir "la experiencia para los seguidores" del nuevo equipo, se trata también honrar un estadio "con mucha historia".

El Lockhart, que fue construido hace sesenta años y renovado en dos ocasiones. Fue casa del extinto club de la MLS Miami Fusion entre 1998 y 2001 y antes de los Strikers de la Liga de Fútbol Norteamericana.

El 'Freedom Park', como llama Mas a lo que ocuparía parte del hoy Melreese Country Club, será un complejo "tecnológico" de 110 acres (más de 445.000 metros cuadrados) concebido como un "permanente espacio verde" y con un estadio de 28.000 localidades.

El complejo deportivo, que incluiría comercios, hoteles y oficinas, será financiado por completo de manera privada y, según los inversionistas, aportará 40 millones de dólares en ingresos fiscales cada año.