EFEMelilla

Alessio Lisci tuvo el debut soñado como entrenador del primer equipo del Levante en la Ciudad Autónoma, en el encuentro de la primera eliminatoria de la Copa del Rey, con una victoria con goleada (0-8) en el Estadio Municipal Álvarez Claro ante el Huracán de Melilla.

El joven técnico italiano dijo que ha sido el "debut soñado", al mismo tiempo que le dio la "enhorabuena a los chicos" porque les pidió "algunas cosas que han podido llevar al terreno de juego". Así que estamos todos contentos y ahora a pensar en el encuentro ante el Osasuna", dijo.

Sin embargo, Lisci, técnico interino del Levante, tras la destitución de Javier Pereira por los malos resultados, no quiere pensar en otra cosa que en "trabajar bien mañana y pasado, y hacerlo lo mejor forma posible ante Osasuna" en LaLiga Santander.

"Cuando el árbitro pite el final del encuentro ante el Atlético Osasuna ya vernos lo que pasa, pero nuestro objetivo es estar mentalizados en el día a día y el mío es intentar hacer el mejor entrenamiento posible este viernes", subrayó.

Por otro lado dijo que la competición de la Copa de Rey es importante para el Levante. "Ya dije en la previa del partido que por el tipo de plantilla que tenemos, que es muy larga, es importante llegar lo más lejos posible para que todo el mundo tenga minutos y estén bien físicamente".

Además, se mostró satisfecho por el buen partido de Soldado, autor de dos goles en Melilla. "Es un jugador espectacular y necesitaba tener un poco de confianza con los goles, pero nadie tiene ningún tipo de duda sobre un jugador de ese nivel", afirmó.

Para finalizar, destacó la importancia de ganar de cara al futuro del equipo. "Ganar ayuda a ganar, y en el partido de hoy era importante salir fuertes, sobre todo desde el principio. Lo hemos conseguido y el equipo en el vestuario ya lo ha visto de otra forma. Ahora hay que seguir trabajando para que no sea la última victoria, pero era muy importante salir hoy con un buen resultado y una buena actuación de Melilla".

Por su parte, Hakim Mohamed, entrenador del CD Huracán Melilla, se mostró contento con la actitud de su equipo, pese a la goleada por 0-8. "El equipo se ha esforzado, pero es cierto que no estábamos muy bien físicamente, y además hemos tenido muchas bajas de jugadores importantes, aunque los jugadores lo han dado todo", dijo.

Por otro lado se lamentó de que su equipo no haya podido entrenar en césped natural: "No hemos podido entrenar ningún día en el Estadio Municipal Álvarez Claro y se nota la diferencia de jugar en césped artificial".

Para concluir se mostró satisfecho de buen ambiente en el campo. "Las gradas se han llenado para ver a los jugadores, pues para éstos ha sido un premio jugar la Copa del Rey, aunque ahora ya pensamos en la Liga, en intentar ascender a Tercera RFEF y seguir adelante con el proyecto".