EFEIbiza

Numerosos aficionados han pernoctando esta pasada noche frente a las taquillas del estadio de Can Misses de Ibiza para hacerse con entradas para el partido de dieciseisavos de final de Copa del Rey que jugarán el próximo miércoles el Ibiza y el Barcelona.

Ayer sábado se abrieron las taquillas exclusivamente para los socios y este domingo, a las 10:00 horas, ha comenzado la venta de localidades para el público en general.

Desde primera hora de esta mañana se han formado largas colas en la calle Campanitx, con filas que han llegado a alcanzar los 300 metros de longitud.

Los primeros aficionados no socios que han conseguido sus entradas este domingo llevaban esperando desde ayer, sábado, a las 13.00 horas.

Es el caso de Enry Cantos, que ha asegurado ser un “amante del buen fútbol” y que tiene el "corazón dividido” entre el Barça y el Ibiza. “Es un acontecimiento muy importante y no hay que perdérselo”, ha destacado.

“Hemos pasado la noche bien, todos juntos cerrando filas para que nadie se meta adelante”, ha asegurado otro aficionado, Ignacio Cardona, que junto a sus compañeros de fila ha celebrado que "no llovió ni hizo frío" durante la noche, a pesar de la alerta por la llegada de la borrasca Gloria.

Las entradas cuestan 70 euros para el público en general y 55 para los socios.

Asimismo, el Ayuntamiento de Ibiza ha anunciado que ya cuenta con la autorización de la empresa DZNA, plataforma que retransmitirá el encuentro, para que el partido se pueda ver a través de una pantalla gigante que se instalará en el Polideportivo Es Pratet.