EFELondres

Un sector de la afición presente en Wembley abucheó el gesto de los jugadores ingleses de hincar la rodilla, a favor de la igualdad y contra el racismo, pero fue superado por la sonora ovación y aplausos del resto del público.

Esta iniciativa, que ya había recibido críticas de algunos aficionados en los encuentros preparatorios de Inglaterra, se adhiere dentro del movimiento 'Black Lives Matter', que lucha contra el racismo.

Algunas selecciones como Escocia ya han anunciado que se unirán a Inglaterra y replicarán el gesto en el partido del próximo 18 de junio en Wembley.

En total, en Wembley hay 22.500 personas presenciando el encuentro entre Inglaterra y Croacia.