EFEVillarreal (Castellón)

El entrenador del Villarreal, Luis García, afirmó en rueda de prensa que el partido de este sábado ante el Getafe no es una final porque todavía es el último encuentro de la primera vuelta, pero sí que se trata de un encuentro importante porque el rival es "muy complicado".

"El Getafe es séptimo porque ha hecho las cosas muy bien y por ser un gran equipo, un conjunto al que es muy difícil ganarle, fuerte en defensa, rápido, peligroso al contragolpe y al que resulta muy complicado quitarle el balón", explicó.

El técnico del Villarreal agregó que deben dar una versión buena de sí mismos para sacar adelante el partido y para ello considera necesario que se hagan más fuertes.

"Hemos marcado goles que deberían servirnos para ganar, pero también nos han marcado muchos y ahí está la clave. Debemos reducir los goles en contra", analizó el entrenador madrileño.

Sobre su equipo indicó que tienen muchas alternativas en las bandas, aunque admitió que no es lo mismo jugar con Santi Cazorla que con Alfonso Pedraza, pero insistió en la necesidad de mejorar en defensa.

"Este equipo no pierde la cara al partido y hace lo que sea por remontar: es un equipo vivo, con ganas y con motivación. Llevamos una buena racha, pero no ganamos y la situación es extraña. Por eso queremos cambiar ya y para hacerlo debemos ganar el sábado", afirmó García Plaza, quien insistió en que deben ser más regulares.

También afirmó que la afición sabe que, aunque siempre han estado arriba, ahora deben apoyar al equipo y, por lo tanto, va a estar "a tope" con sus jugadores.

Luis García no se pronunció sobre quienes van a ser los rivales directos del equipo esta temporada porque considera que esa circunstancia no se determinará hasta que queden diez jornadas.

"Por eso, ahora no pienso en lo que hacen los otros, sino en pelear partido a partido y dejarnos el corazón. Ahora cada partido es vital, por lo que debemos volver a ganar y creer en lo que hacemos", concluyó.