EFEMadrid

La directora del área de fútbol femenino de la Real Federación Española de Fútbol, María Tato; la seleccionadora sub-23, Montse Tomé; y la primera colegiada en arbitrar en la Primera División masculina, Guadalupe Porras, debatieron en un coloquio sobre la oportunidad que la RFEF les brindó para romper barreras.

En una charla organizada por la propia RFEF, con motivo del Día Internacional de la Mujer, las tres se presentan como ejemplos de la igualdad de oportunidades en el marco federativo.

"Su trayectoria ha estado marcada por el esfuerzo y el tesón para conseguir sus objetivos y hoy están haciendo historia. Es un privilegio para la RFEF contar con ellas y a través de sus palabras sentir que se puede alcanzar cualquier meta si existe igualdad de oportunidades. Esa es la verdadera clave de todo, el poder mostrar y desarrollar el talento. Hombres y mujeres en igualdad", remarcó la RFEF en un comunicado.

Durante la charla, María Tato remarcó que "el día que no haga falta celebrar el Día de la Mujer será el día que las mujeres hayan llegado al objetivo" de la igualdad.

"Nosotras hemos jugado por nada. Jugamos al fútbol porque nos gusta y lo sentimos. Todo lo que ha venido después es porque nos lo hemos ganado. Hemos ido desplazando el machismo", indicó Montse Tomé, exjugadora y seleccionadora en categoría sub-23.

Tanto ella como Guadalupe Porras tienen, según María Tato, "una carrera por méritos" que se ve reconocida por la RFEF por sus "postulados" y su "política con el femenino".

"Luis (Rubiales, presidente de la RFEF) transmite el querer potenciar el fútbol femenino. Se lo cree y le gusta", subrayó la directora del área de fútbol femenino.

Por su parte, Guadalupe Porras agradeció la "oportunidad" de arbitrar en la máxima categoría masculina, viendo reconocidos sus "méritos" y su trabajo.

"Haber llegado a Primera hace que muchas chicas puedan llegar a querer llegar donde yo estoy", comentó.