EFEMadrid

María Tato cambió Bilbao por Madrid el pasado mes de septiembre respondiendo a la invitación de Luis Rubiales para dirigir el área de fútbol femenino de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF).

Dejó su cargo como vicesecretaria en el Athletic Club para poner su conocimiento al servicio de todo el fútbol español. Desde su nueva posición trabaja "para empoderar el fútbol femenino y para posicionarlo en su lugar", pretendiendo "mejorar las condiciones económicas y de juego" en una etapa clave para la profesionalización de la Primera Iberdrola.

"Nuestra labor es acompañar al Consejo Superior de Deportes en todo este periplo", explicó María Tato en una entrevista a EFE.

- Pregunta (P): Este domingo se cumplen cuatro meses de su nombramiento como directora de fútbol femenino de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). ¿Cómo han sido estos cuatro meses?

- Respuesta (R): Mi llegada a la federación coincide con el inicio de las competiciones, por lo que mi periodo de adaptación fue de cero a cien. Lo primero fue comprender el funcionamiento de la federación y con la misma pasar a gestionar tres competiciones que para nosotros son importantísimas, Primera Iberdrola, Reto Iberdrola y Primera Nacional. Todo esto con un ingrediente extra, que es la gestión de los aplazamientos por la COVID-19.

Hemos ido aprendiendo sobre la marcha, porque nadie nacía preparado para saber cómo se tenía que interpretar quiénes eran los contactos estrechos, qué implicaba que dos, tres, cuatro o cinco jugadoras fueran en un coche, cuándo se debía suspender o cuántos días debías aplazar, si por un positivo era una semana o dos. El devenir de estos cuatro meses no ha sido nada rutinario. Además, las últimas semanas, con el temporal Filomena de por medio, coincidieron el repunte de casos de COVID-19 con los aplazamientos por motivos meteorológicos.

- P: ¿Qué ha supuesto para usted el hecho de pasar de gestionar la vida de un club, como es el Athletic Club, a dirigir el área de fútbol femenino en un organismo como la RFEF?

- R: No tiene absolutamente nada que ver, no es ni parecido. Un club tiene el ámbito que tiene. Teniendo claro cómo es la casa, sabes perfectamente cómo te tienes que mover. En un club, todos los segmentos confluyen en la misma medida. La federación, por su propia composición, aglutina árbitros, jugadores, clubes y federaciones. Es mucho más diverso el elenco de interlocutores en la gestión del fútbol. A mayor tamaño, mayores dificultades. Pero insisto en que el desembarco ha sido muy sencillo. La calidad humana de la gente que me he encontrado ha sido magnífica. Tenemos un gran presidente. Luis Rubiales lo pone todo muy fácil, sinceramente. Cree tanto en el femenino y considera que es tan importante, que le da un tratamiento prioritario en todo. La federación española de fútbol es como un gran edificio, con muchos compartimentos y muchas galerías, pero aún así es muy fácil trabajar.

- P: ¿Qué metas se ha propuesto alcanzar junto a su equipo de trabajo?

- R: Queremos posicionar el fútbol femenino en el lugar en el que tiene que estar. Las futbolistas tienen que tener unas condiciones salariales dignas. Creemos que se puede vivir del fútbol. Quiero también que puedan compatibilizar el estudio con el fútbol. Ese es un perfil que me gusta enormemente. Las jugadoras, casi todas, tienen estudios universitarios y hacen convivir el mundo del fútbol profesionalizable con su futuro laboral vinculado a unos estudios.

Otra de las metas es que puedan competir en las mejores condiciones posibles en sus instalaciones. Y, por supuesto, que sea sostenible. Necesitamos que esto dure en el tiempo y para eso necesitamos generar recursos. Hoy por hoy, si lo analizamos tomando como ejemplo la competición masculina, los recursos vienen de los derechos televisivos y del patrocinio. Tenemos que hacer una competición fuerte y consolidada, que ya lo es porque el fútbol femenino en España tiene mucho nivel, como hemos visto recientemente en el Mundial de Francia. Necesitamos que los patrocinadores se acerquen y que el consumidor en su casa se habitúe a poner la televisión, como puede hacer ahora los domingos en Teledeporte, para ver un partido. Eso permite, además, que las niñas tengan referentes.

- P: ¿Cuáles son los siguientes pasos a dar?

- R: Hemos iniciado un recorrido en el que desde hace unos años se empieza a poner en valor el fútbol femenino y esto va tremendamente rápido. Ahora estamos sentándonos para hablar de su profesionalización. Para que este tsunami no nos pase por encima es necesario que este crecimiento, que está siendo exponencial, se consolide. Y para consolidar algo se necesitan unas bases en la organización, en los salarios, en las condiciones y en los campos.

- P: ¿Esa consolidación es tangible, por ejemplo, en un torneo que se acaba de celebrar, como la Supercopa de España?

- R: Tenemos una experiencia corta, pero suficiente para tener un criterio. Por no ponerle años, podemos comparar la Supercopa de Salamanca con la Supercopa de Almería. A nivel mediático, el impacto ha sido altísimo. Este formato de Supercopa, haciendo coincidir los torneos femenino y masculino, nos ha emocionado a todos. Nos ha tenido en vilo hasta el final. Hemos tenido todos los ingredientes para que fuese tremendamente atractiva y eso se ha trasladado a audiencias muy altas. Nunca me atrevería a decir que el torneo está consolidado, porque se sigue creciendo, pero se están dando pasos firmes y el retorno se está viendo. La apuesta de Salamanca fue buena y la de Almería fue mejor. La del siguiente año, se haga donde se haga, tiene que ser aún mejor. Este camino se hace año tras año.

Yo tengo claro que cada torneo que la federación organiza tiene que tener una calidad excepcional para seguir poniendo en valor el fútbol femenino. Por suerte, contamos con unos clubes que son magníficos y que nos hacen ser atractivos y competitivos. Las competiciones españolas son atractivas, se compran derechos televisivos y se acercan medios internacionales. Tenemos mucho por hacer y un escenario magnífico.

- P: La presidenta del Consejo Superior de Deportes, Irene Lozano, anunció que la Primera Iberdrola será profesional a partir de la próxima temporada. En esa ecuación, ¿cuál es el papel de la federación española?

- R: Nosotros, como no puede ser de otra manera, acompañamos al CSD en esa transición. ¿Quién no quiere profesionalizar una competición? Para mí eso significa mejorar las condiciones económicas y de juego. Eso es profesionalizar y esos son pasos necesarios. No entiendo que alguien no quiera que se mejoren las condiciones económicas de las jugadoras o de los campos donde están jugando. Nuestra labor es acompañar al CSD en todo este periplo.

- P: ¿La federación seguiría siendo la organizadora de la competición?

- R: El proyecto está todavía muy en mimbres. Estamos en un piloto, en el inicio, pero creo que desde la federación no se entendería una gestión de la competición que no estuviera dentro del paraguas de la federación. No lo acabo de ver. No lo veo en otro formato. ¿Por qué no mantener la competición dentro de la federación, en el formato que se estime que es mejor y que sea más rentable? No lo concibo fuera de la federación, sinceramente. Me cuesta mucho visualizarlo.

- P: De la mano de esa profesionalización, ¿cree que España verá a su selección absoluta y a sus clubes siendo campeones de los grandes torneos internacionales?

- R: Tenemos unas selecciones magníficas, laureadas y reconocidas. Tenemos unas selecciones estupendas y estamos exportando talento a otras competiciones europeas. Eso dice bastante de la calidad que tenemos. En la clasificación para el Europeo absoluto vamos muy bien y los últimos resultados han sido aplastantes. Nos vienen partidos importantes en los próximos meses y tanto Jorge Vilda (campeón de Europa como seleccionador español en categoría sub-17 y sub-19) como las internacionales nos están dando muchísimo espectáculo, un fútbol bonito y de muchísima calidad.

Y, cómo no, tenemos equipos que están llegando a finales o rondas finales de la Champions y que dignifican muchísimo nuestro fútbol. El Atlético de Madrid o el Barcelona son ejemplo de ello; también podría nombrar al Real Madrid, que está destacando en esa carrera hacia la próxima Champions. El Levante o el EDF Logroño en la Supercopa han prometido y han cumplido ofreciendo un espectáculo precioso. Y así podría seguir con los demás equipos.

- P: El día que decida alejarse del fútbol femenino, ¿cómo le gustaría recordar el recorrido que se hizo con usted?

- R: Este proyecto es precioso. Cuando Luis Rubiales me da la oportunidad de visualizar con él lo que quiere hacer con el fútbol femenino, a mí me emociona. Yo dejo mi casa. Lo dejo todo en Bilbao para formar parte de este ecosistema, para empoderar el fútbol femenino y para posicionarlo en su lugar. Luis y yo visualizamos el mismo proyecto de fútbol femenino. Si dejo todo en Bilbao y salgo corriendo es porque me ilusiona este proyecto y todo lo que hay por hacer.

Lucía Santiago