EFEValencia

La capitana española del equipo español de la Billie Jean King Cup, Anabel Medina, analizó en una entrevista con EFE el panorama del tenis femenino actual y destacó el gran año que está firmando Paula Badosa, de la que indicó que tiene un nivel de juego no solo para mantenerse entre las diez mejores sino para aspirar a ser la número dos o uno del mundo.

La tenista española, tras eclosionar el pasado año, ha ratificado esta temporada sus buenas sensaciones y resultados, tras llegar a semifinales en Indian Wells y tener que retirarse por enfermedad en los cuartos de Miami, lo que le ha permitido auparse al podio del tenis femenino mundial, al ser la tercera de la clasificación de la WTA.

"Es una alegría el nivel que tiene porque lo que hemos visto históricamente en los últimos años en el tenis es que las jugadoras que tiene muy buenos resultados, como puede ser el caso de Raducanu o Leylah Fernández están teniendo muchos problemas para consolidar ese nivel y en el caso de Paula no está siendo así", indicó.

"Está haciendo muy buenos torneos, en Indian Wells hizo semifinales, y ahora en Miami le ha pasado en cuartos este imprevisto que ha tenido. Yo me fijo mucho en el juego y en su caso tiene un nivel de tenis para mantenerse entre las diez primeras y aspirar a estar cerca de la dos o la una", agregó.

Y es que Medina destacó la dificultad que tienen las tenistas jóvenes para consolidar su estatus después de haber tenido un gran éxito.

"Es difícil la gestión emocional porque les cambia mucho el escenario, pasan de ser unas jugadoras totalmente desconocidas a tener todo el foco encima y eso les sucede a unas edades muy tempranas. Paula es un poco más mayor, le pasó con 23 años, y a Raducanu con 18 y gestionar esas situaciones no es tan sencillo. Creemos que son muy mayores y tienen una madurez espectacular pero es una cuestión de adaptarse a ese nuevo escenario porque el nivel de tenis lo tienen", explicó.

La directora del BBVA Open Internacional de Valencia también apuntó a la incidencia negativa que está teniendo en las nuevas generaciones de tenistas la influencia de las nuevas tecnologías y redes sociales.

"El tema de tener todo tan inmediato con las redes sociales, de tener cualquier noticia al instante, eso hace que se tenga menos paciencia, ser más inmaduros, ser más distraído, yo noto muchísimo que a los jóvenes les cuesta mucho mantener la concentración y el tenis es un deporte de mucha concentración y de mucha consistencia y compromiso, y eso sí que lo noto, que a los jóvenes les cuesta hablas con ellos y les cuesta mantener la concentración y eso se está notando en el tenis, tanto masculino como femenino", apuntó.

Sobre la reciente retirada de la número uno mundial Ashleigh Barty, con apenas 25 años, Medina indicó a EFE que el anuncio le sorprendió a medias.

"Me sorprendió sí y no, sí por el momento en el que se encontraba, estaba número uno del mundo y acababa de ganar su torneo, el Abierto de Australia en su casa, y es como que te impacta, pero no por el historial que ha tenido", afirmó.

"Ella sufrió mucho cuando era muy jovencita porque se le puso mucha presión porque se consideraba que iba a ser una gran tenista, lo que luego ha confirmado, pero con 15 o 16 años tuvo que parar porque no aguantaba la presión. Ese parón le hizo darle valor a las cosas que ella considera importantes, como su familia, su entorno, estar en su casa y que el tenis para ella ha sido importante pero no lo principal,porque ella la he dado más prioridad a la parte personal que a la profesional ", prosiguió.

"Ella no necesita ese foco y ser el centro de atención, no necesita ganar muchos Grand Slams. Ha tenido una carrera súper exitosa, ha ganado tres Grand Slam y ha sido número uno mundial, creo que ya se siente satisfecha con eso y quiere hacer otras cosas en la vida y hay que respetarle, pero aún es muy joven y quién sabe si dentro de tres o cuatro años decide volver otra vez", explicó Medina.

Por último, se refirió a la situación que atraviesa con las lesiones Garbiñe Muguruza y que le ha afectado en este primer tercio de la temporada.

"Me preocupa un poquito porque se ha tenido que borrar de tres torneos muy importantes y eso significa que al final tiene algo que tiene que cuidar. La decisión es la correcta porque al final competir con lesiones no ayuda y quita confianza en la parte emocional, lo mejor es que pare, se recupere y vuelva más fuerte", recalcó.