EFEHouston (EE.UU.)

El comisionado de la Liga Profesional de Fútbol (MLS) de Estados Unidos, Don Garber, reiteró una vez más que su organización tiene como objetivo disputar el máximo de partidos de la vigésima quinta temporada que tuvo que ser suspendida tras dos jornadas de competición por causa de la pandemia del coronavirus.

Pero Garber no pudo decir cuándo sería posible retomar la competición, aunque ya admitió que el formato será toda una novedad y que estará condicionado a cuándo se permita regresar a los campos.

Garber dijo que la liga está "enfocada en disputar tantos partidos como sea posible" y que ya están mentalizados que lo tendrán que hacer con un formato completamente diferente al calendario normal de competición que estaba establecido antes de la pandemia del coronavirus.

El comisionado de la MLS, en declaraciones a la cadena de televisión ESPN, también adelantó que ya trabajan en formatos alternativos para completar la temporada.

"Desde formatos de torneos y sedes neutrales, en última instancia, jugando una temporada regular abreviada, pero haciendo todo lo posible para que se disputen la mayor cantidad de partidos. Ese ha sido siempre nuestro objetivo", destacó Garber.

Como el resto de los comisionados de las ligas profesionales en Estados Unidos, Garber admitió también que, al margen de cuál sea el formato y la sede, los partidos se tendrán que disputar sin la presencia de aficionados en las gradas.

Garber aseguró que se tendrían que disputar a puerta cerrada en lo que denominó partidos "MLS Studio", mientras que la liga estaría muy atenta a todo lo que sucede en las principales competiciones europeas de Inglaterra y Alemania, donde se están implementando protocolos de prueba y entrenamiento.

La MLS tiene una moratoria de entrenamiento para sus jugadores hasta el 24 de abril, pero Garber anunció que se extenderá "al menos un par de semanas más".

Las Grandes Ligas del béisbol, la NBA y la Liga de Hockey sobre Hielo (NHL) no van a tomar ninguna iniciativa hasta el próximo mes de mayo.

Garber también comentó que "nada formal" se ha discutido en cuanto a la reducción de los salarios de los jugadores, pero que esas conversaciones probablemente se llevarán a cabo porque existe la posibilidad real de que no se pueda disputar lo que resta de temporada.

Mientras, el director ejecutivo de la Asociación de Jugadores de la MLS, Bob Foose, se ha quejado porque hasta el momento no ha recibido ningún tipo de comunicación por parte de la liga.

Sin embargo, adelantó que los equipos de la MLS están mejor dotados en su estructura financiera que otros en todo el mundo para hacer frente a los efectos de la pandemia del coronavirus.

Después de que Real Salt Lake redujese los sueldos de algunos empleados, Garber declaró que esperaba que más clubes tomaran decisiones sobre los salarios del personal que no juega porque la crisis económica es real y afectará aun mucho más si no hay competición en un futuro inmediato.

La MLS anunció la semana pasada que recortó los salarios de sus tres principales ejecutivos, incluido Garber, en un 25%, al tiempo que redujo los salarios de la gerencia y otros empleados, además de renunciar a nuevas contrataciones.

"Es un momento muy complicado el que vive nuestra liga como el resto de las competiciones profesionales ante la falta de certeza que se tiene de lo que puede ocurrir a corto plazo. Todos tratamos de superar una situación en la que el deporte queda relegado a un segundo plano y lo más importante es la seguridad y la salud de toda la comunidad", opinó.

Garber reiteró que la liga también seguiría con su política de dar el máximo de ayuda a los más afectados y necesitados por la COVID-19.

Sonia Salazar