EFEParís

Rafael Nadal tuvo el debut deseado en el Roland Garros donde persigue sumar su vigésimo Grand Slam, marcado por las difíciles condiciones climáticas de un torneo retrasado a septiembre a causa de la pandemia de coronavirus.

El español, que busca su decimotercera Copa de los Mosqueteros, se deshizo sin problemas del bielorruso Egor Gerasimov por 6-4, 6-4 y 6-2, en una jornada en la que también ganaron Garbiñe Muguruza, Albert Ramos, el joven Pedro Martínez y, a última hora de la noche, Pablo Carreño.

En el apartado de las derrotas, se marcharon en primera ronda Feliciano López, que a sus 39 años disputaba su 74 Grand Slam consecutivo y perdió contra el alemán Daniel Altmaier, procedente de la fase previa, por 7-6(1), 6-4 y 6-4; y Aliona Bolsova, que el año pasado asombró alcanzando desde la fase previa los octavos de final y en esta edición cayó de entrada contra la italiana Jasmine Paolini, de 24 años y 99 del mundo, por 6-4 y 6-3.

Nadal rodó su tenis en un primer partido que le servirá para tomar el ritmo que, en una temporada atípica, sin casi partidos previos, tendrá que ir mejorando a medida que avanza el torneo.

El español, acostumbrado a programar su temporada para lograr el cenit en Roland Garros, tendrá que acelerar este año el proceso y, en paralelo, hacerlo en condiciones otoñales que nada tienen que ver con las primaveras que alumbraron sus 12 títulos anteriores.

NADAL SIN EXCUSAS

Sin excusas, Nadal aseguró que su trabajo consiste en hacer que su tenis se eficiente en condiciones de frío, humedad y con una bola más pesada de lo normal, lo que pasa por buscar "que cada golpe haga daño".

"He hecho un partido correcto, el que habíamos pensado que podía ser, sin hacer grandísimas cosas. He hecho cosas bien y otras mejorables, tengo que jugar más largo según que bolas. Un primer partido lógico y positivo", aseguró tras vencer al 83 del ránking, de 27 años.

Reconoció que tiene cosas que mejorar y que seguirá con una actitud positiva para tratar de adaptarse a unas condiciones climáticas adversas, diferentes de otras ediciones, al haber tenido que ser trasladado el torneo a septiembre por la pandemia de COVID-19.

"Las condiciones no me favorecen, pero eso no me quita ni un ápice de ilusión y motivación. Hoy he hecho un partido correcto, no me imaginaba que iba a jugar mal, ha salido como pensaba", señaló.

Su próximo rival será el estadounidense Mackenzie McDonald, 236 del mundo, de 25 años, que derrotó al canadiense Steven Diez, procedente de la fase previa, por 4-6, 6-3, 6-3 y 6-4

Si Nadal dominó el tiempo, Muguruza hizo lo propio con sus propios nervios, lo que le pusieron contra las cuerdas ante la eslovena Tamara Zidansek, que le llevó a más de tres horas de batalla que la ganadora de 2016 acabó llevándose por 7-5, 4-6 y 8-6.

MUGURUZA GUERRERA

Pese al susto, la de Caracas aseguró que lecciones como esa le demuestran que ahora está "más preparada para la guerra".

"Mi predisposición a los tres sets y a querer la guerra sin respeto es mayor. Antes los momentos importantes no iban de mi lado por falta de confianza, o respeto, o nerviosismo, ahora estoy más rodada. Este año he jugado partidos duros a tres sets, lo que ayuda a que en momentos de igualdad ya sepa qué se siente", indicó.

Carreño se impuso al australiano John Millman por 6-3, 6-2 y 7-5

y jugará contra el argentino Guido Pella, quien derrotó al italiano Salvatore Caruso por 7-6(6), 6-7(4), 7-5 y 6-4.

Más sorprendente fue el triunfo de Martínez, un jugador de 23 años que, por segundo consecutivo, alcanzaba el cuadro final a través de la fase previa.

Si el año pasado no superó una ronda, en esta ocasión se deshizo del australiano Aleksandar Vukic, de 24 años y 193 del mundo, también procedente de la fase previa, por 7-5, 6-4 y 6-0 en 2 horas y 12 minutos, una victoria que deja al español al borde del top 100.

"He vivido situaciones que hacen que te vayas acostumbrando a jugar aquí, el año pasado pagué la novatada, perdí el primera partido, que estuve más nervioso de lo normal. Este año estoy más acostumbrado a jugar en estos sitios", señaló.

Victoria también de Albert Ramos, 6-4, 6-3 y 6-0, frente al francés Adrian Mannarino, su primer triunfo en un grande desde 2018, desde cuando había encadenado ocho derrotas.

"Estoy contento tras tanto tempo sin ganar un partido en Grand Slam (...) A veces es duro lidiar con esto, tantos torneos que vas con ilusión y las cosas no salen, por sorteos difíciles y partidos duros que se pierden", aseguró el cuartofinalista de 2016, que también sumó su primer triunfo desde su paternidad.