EFEMadrid

La alemana Nadine Kessler, responsable de la unidad de fútbol femenino de la UEFA, explicó que la estrategia lanzada por la organización incluye "duplicar el número de mujeres y niñas que lo juegan a 2,5 millones" y aumentar también "la visibilidad y valor de sus competiciones".

En una entrevista con la Agencia EFE, previa a la final de la Liga de Campeones en Budapest, en la que habrá un equipo español por primera vez, Kessler destacó el trabajo de España y la cifra de asistencia en sus estadios, que demuestra "que hay un hambre como nunca antes por este deporte y la altura que está alcanzando".

- Pregunta (P): La UEFA ha lanzado su Estrategia del Fútbol Femenino. ¿Qué motivación hay detrás de esta iniciativa?

- Respuesta (R): Esta estrategia subraya que el fútbol es para cada mujer y cada niña. Las mujeres y las niñas son una parte esencial de la familia del fútbol. El fútbol femenino en Europa está en buena forma y hay muchos desarrollos positivos, como el aumento de jugadoras federadas y una asistencia récord en los estadios. El potencial del juego es ilimitado y la estrategia sirve como guía para el próximo paso para el fútbol femenino en Europa. Proporciona el marco de referencia para la UEFA como órgano de gobierno, pero también para las federaciones miembro y los clubes de fútbol base para dar ese próximo paso. Queremos que esta estrategia impulse al fútbol femenino al siguiente nivel.

P: ¿Cuáles son los objetivos de esta estrategia?

R: Nos hemos fijado algunos claros. Incluyen, por ejemplo, duplicar el número de mujeres y niñas que juegan al fútbol en las federaciones miembro de la UEFA a 2,5 millones y también aumentar la visibilidad de nuestras principales competiciones femeninas. Nuestro objetivo es duplicar el alcance y el valor del Campeonato de Europa y la liga de Campeones femenina. El presidente de la UEFA ha apoyado mucho el fútbol femenino desde su elección y se han producido muchos avances, como la introducción de una unidad de fútbol femenino, el aumento del presupuesto para el proyecto de desarrollo en las federaciones nacionales, la separación de los paquetes de patrocinio de las competiciones masculinas y el interés significativo de nuevos socios para ello, dando a la final de Champions una nueva etapa en solitario

P: Mañana, la final se va a jugar en una sede diferente a la de la final masculina por primera vez, ¿qué puede aportar esto?

R: Estábamos convencidos de que, después de haber tenido las dos en la misma ciudad durante la última década, ahora era el momento de dar a la final femenina un escenario propio. Esto nos permite centrarnos específicamente en este partido y dejar un legado positivo y duradero en la ciudad anfitriona.

Hemos implementado un proceso de licitación específicamente para la final femenina. lo que significa que las federaciones miembro que aspiran a ella están totalmente comprometidas. Como estamos viendo este año en Budapest, la Federación Húngara ha hecho un gran esfuerzo para que la final sea un éxito y se han vendido todas las entradas. No puedo esperar para ver este emocionante partido de fútbol y sentir la atmósfera en el estadio. Lo que sé es que será una increíble celebración del fútbol femenino.

P: ¿Cuál es su opinión sobre el fútbol femenino en España tras alcanzar una cifra récord de asistencia (48.121 y 60.739 espectadores) a nivel de clubes, con el partido de la Copa de la Reina disputado en Bilbao y el duelo liguero en Madrid, y los títulos logrados por la selección sub-17 en el Europeo y el Mundial, y el subcampeonato de la sub-20 en el Mundial?

R: Es fantástico ver esas asistencias a los campos y es emocionante para las jugadoras estar ante tanta gente. Nos muestra que el fútbol femenino realmente está alcanzando nuevas alturas y que hay un hambre por este deporte como nunca antes. España siempre ha sido una potencia a tener muy en cuenta y practica un fútbol realmente atractivo, especialmente en categorías inferiores. La Federación ha invertido sus recursos en los últimos 10 o 15 años de manera excelente para desarrollarlo, como demuestran los éxitos de sus selecciones y clubes. Tengo muchas ganas de ver el crecimiento del fútbol femenino en los próximos años.

P: Sin embargo, mientras los resultados están ahí, las jugadoras continúan trabajando sin que exista un acuerdo que regule sus trabajos con los clubes. En general, todavía hay mucho trabajo por hacer en el fútbol femenino...

R: Estoy de acuerdo y es parte de nuestros objetivos en la estrategia para mejorar los acuerdos base de las jugadoras con sus selecciones y establecer políticas de protección en las 55 federaciones miembro. Necesitamos fundamentos para nuestro fútbol, ya que el femenino todavía está relativamente verde y ahora tenemos la oportunidad de configurarlo de la manera más sostenible posible.

P: ¿Puede notar el progreso que ha habido desde sus días como jugadora? ¿Diría que hoy en día las chicas pueden desarrollarse dentro del fútbol sin enfrentarse a la discriminación?

R: No hace mucho tiempo que dejé de jugar, pero ya podemos ver grandes cambios y desarrollos. En particular, el fútbol de elite se ha vuelto más profesional, las estructuras y posibilidades para nuestras jugadoras profesionales son mejores que nunca y se adaptan mejor a sus necesidades. La forma en que los clubes y las federaciones promueven el juego es mejor y más frecuente y hay una mayor visibilidad. Pero ciertamente hay espacio para seguir mejorando, ya que los estándares provistos no son los mismos en todos los clubes y países y necesitamos llegar a un punto en el que más o menos lo sean.

Todavía existen algunos sesgos hacia el fútbol femenino y uno de los objetivos de la estrategia es cambiar las percepciones de manera positiva. Está cambiando todo el tiempo y cuanto más normalicemos el fútbol como un deporte para ambos sexos, menos veremos los sesgos a los que se enfrentan nuestras jugadoras, entrenadoras, árbitros y administradoras.

Lucía Santiago y Olga Martín