EFETeresópolis (Brasil)

El delantero Neymar, que se incorporó este sábado con tres días de antelación a la selección brasileña que se prepara para la Copa América, mostró muchas ganas y alegría en el primer entrenamiento en el que participó con la Canarinha, así como un buen entendimiento con Gabriel Jesús.

Tan sólo cuatro horas después de desembarcar de un helicóptero en la Granja Comary, el capitán de la Canarinha apareció con todos sus compañeros en el entrenamiento con balón de este sábado.

El jugador del París Saint Germain (PSG) no sólo dejó en claro sus ganas de jugar y de entrenarse en serio sino también su contagiosa alegría, y no paró de bromear con sus compañeros.

Además de los 9 jugadores que ya se concentraron con la selección, de entre los 23 convocados para la Copa América, en el entrenamiento participaron 10 jugadores juveniles llamados por el seleccionador 'Tite' para completar el equipo mientras llega la mayoría de sus pupilos.

El entrenamiento comenzó con el tradicional juego del "bobito", un recreativo en el que el capitán se mostró bastante sonriente y que aprovechó para provocar a sus compañeros.

Después, en un partidillo en cancha corta, el atacante mostró que está en plena forma física, sin preocupaciones con lesiones y bastante armonizado con los que fueron sus compañeros en el Mundial de Rusia 2018, especialmente Gabriel Jesús.

Ambos combinaron grandes jugadas que terminaron en goles, principalmente con Neymar en la punta izquierda y Gabriel Jesús como centro delantero.

El trabajo terminó con jugadas ensayadas de ataque en las que participaban entre tres y cuatro jugadores frente a un portero sin defensas.

Todo el entrenamiento fue observado a distancia y en silencio por Tite, a quien hoy le fueron festejados sus 58 años, y quien prometió tener una seria conversación con Neymar en la concentración antes de anunciar si le impondrá algún tipo de sanción por sus problemas fuera de la cancha, como la agresión a un aficionado francés.

El delantero, sin embargo, llegó animado para la Copa América y prometió todo su empeño en la competición.

"La presión es grande pero cuando la selección se ajusta con la hinchada no hay cómo atajarla", afirmó en declaraciones que concedió al portal de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) poco después de desembarcar.

"Estaba loco por incorporarme en el equipo y en la selección. Estoy concentrado 100 % (en la Copa América) y muy feliz", agregó el delantero, que sólo era esperado el martes pero recibió autorización del PSG para viajar a Brasil antes del final de la temporada.

Neymar fue el noveno de los 23 convocados en ponerse a disposición de Tite para la preparación para la Copa América, de la que Brasil es anfitrión y que comienza el 14 de junio próximo.

La selección brasileña permanecerá en Teresópolis hasta el 4 de junio, cuando embarcará rumbo a Brasilia, donde al día siguiente se medirá en un amistoso a Catar, uno de los equipos invitados para la Copa América.

El 9 de junio, en el último amistoso antes de debutar en la Copa América, Brasil jugará ante Honduras en Porto Alegre.

Brasil, incluida en el Grupo A junto a Bolivia, Venezuela y Perú, debutará el 14 de junio en el partido inaugural del torneo ante Bolivia en el estadio Morumbí de Sao Paulo.