EFEHouston (EE.UU.)

Los hermanos Juancho y Willy Hernangómez vivieron una jornada ganadora con sus respectivos equipos de los Timberwolves de Minnesota y los Hornets de Charlotte, mientras que el base Ricky Rubio protagonizó otra excelente actuación individual, que esta vez no tuvo la recompensa del triunfo.

Juancho, que se consolida como titular de los Timberwolves, les ayudó con su labor individual y de equipo a conseguir la victoria más importante desde que comenzaron la nueva reestructuración al imponerse de visitantes por 126-129 a los Heat de Miami.

El ala-pívot internacional disputó 31 minutos y acabó con 17 puntos, la tercera mejor marca encestadora del equipo tras anotar 7 de 11 tiros de campo, incluidos 3 de 5 triples y 0-1 desde la línea de personal.

El exjugador del Estudiantes también capturó cinco rebotes -todos defensivos-, dio una asistencia, recuperó dos balones, perdió otros tres y cometió una falta personal.

Su hermano Willy siguió de reserva con los Hornets, pero aprovechó al máximo los 19 minutos recibió en el partido que su equipo ganó de local por 107-101 a los Kincks de Nueva York.

El exjugador del Real Madrid llegó a los siete puntos después de estar perfecto con 3 de 3 tiros de campo y acertó 1-1 desde la línea de personal.

Willy tuvo presencia en el juego interior al conseguir tres rebotes, pero sobre todo destacó a la hora de entregar cuatro asistencias a sus compañeros y recuperó un balón, sin que cometiese ninguna personal, que ha sido su tendón de Aquiles en lo que va de temporada.

Rubio confirmó que el descanso del Fin de Semana de las Estrellas le ha venido muy bien para recuperar fuerzas físicas y mejorar de las ligeras lesiones que ha sufrido desde el inicio de temporada.

El jugador de El Masnou disputó 31 minutos como titular y logró un doble-doble de 18 puntos y 10 asistencias que al final no impidió la derrota de los Suns, de locales, por 92-102 ante Los Angeles Clippers.

Rubio anotó 5 de 11 tiros de campo, con 2 de 5 intentos de triples, y 6 de 7 desde la línea de personal.

El internacional español también capturó seis rebotes -cuatro defensivos-, recuperó tres balones, pero perdió otros siete, en lo que fue su debilidad en el partido, además de cometer tres faltas personales.