EFEManuel Sánchez Gómez Londres

Oriol Soldevila (Barcelona, 2001) es uno de los talentos que buscó suerte fuera de la cantera del Barcelona. Recaló en el Birmingham la temporada pasada y se labró un nombre en el sub23 del equipo inglés, compitiendo contra los mejores filiales de la Premier League.

Internacional con las categorías inferiores de la selección, Soldevila atiende a Efe desde Birmingham, a la espera de una oportunidad con el primer equipo que le permita brillar en el Championship.

Pregunta: ¿Qué tal la experiencia en Birmingham?

Respuesta: Hay muchas partes, muchos episodios, pero en general bien. Con el sub23 estoy muy bien y en el primer equipo, son cosas externas, que no dependen tanto de mí. Vine con un cuerpo técnico, con Karanka, que a mitad de la temporada pasada les echaron y todo fue muy diferente. Ahora es más difícil estar con el primer equipo, más inaccesible. Entrenar con ellos, sí; jugar es más difícil ahora.

P: ¿Por qué no ha llegado a debutar con el primer equipo?

R: No lo sé. Si miras las estadísticas estoy como máximo goleador del equipo, pero de momento espero mi oportunidad con ilusión.

P: ¿Le gusta este sistema de filiales en Inglaterra? En lugar de tener a los equipos en las divisiones normales como en España.

R: Me gusta en parte. Hay cosas muy positivas como por ejemplo los campos, juegas en estadios que están muy bien cuidados. El nivel de los jugadores es alto, porque vienen de haber debutado en la Premier, de haber debutado en el Championship. Muchos están en dinámica de primer equipo. Este año que estamos en la Premier League 2 juegas con equipos que son incluso mejores. Eso no quita que al final no acabas compitiendo, físicamente hablando, no técnicamente o de calidad, contra gente más grande. Yo me veo preparado para dar el paso, ya he hecho mis dos años en esta categoría.

P: ¿Le gustaría salir ahora o acabar la temporada en el Birmingham?

R: Si acabo contrato y me quedo libre pueden salir muy buenas opciones. Ahora seguramente también, pero el hecho de que tenga contrato lo complica todo más. No lo sé. Depende de lo que pueda salir. Pero sinceramente tal y como estoy en el equipo dudo que el Birmingham me deje salir muy fácil ahora, ya que querrán que acabe esta temporada con el filial.

P: No se cierra ninguna puerta.

R: Sí, lo único que me gustaría es ir a un primer equipo o a un filial con posibilidad de subir rápido, porque me veo listo ya para dar ese paso. En el 80 % de equipos en España e incluso aquí en Inglaterra, el que lleva más goles o el que está jugando mejor tiene posibilidades de estar con el primer equipo.

P: ¿Se siente en la misma situación que cuando salió de La Masía?

R: Futbolísticamente hablando, para nada. Aquí he jugado todo y me siento físicamente mucho mejor. He mejorado en eso una barbaridad, en correr, sprints, velocidad punta, fuerza... He mejorado también muchas cosas defensivas que tenía que mejorar y he jugado en posiciones que no había jugado nunca, como extremo. Aquí he aprendido mucho. En el Barça me faltaba un punto en defensa y físico y aquí lo he cogido.

P: ¿Qué piensa cuando escucha hablar del ADN Barça?

R: Estar en el Barça con esa filosofía y ese ADN que transmiten es alucinante. Cómo se trabaja, cómo se mejora, la profesionalidad. Cómo se entrena el trabajo en el campo, sobre todo en posesión, en táctica, en técnica. Es algo único en el Barça, por eso es la mejor cantera del mundo y por eso sacan jugadores de esa calidad.

P: Compartió vestuario con Nico, Ansu, Moriba. ¿Le sorprende verlos ahí ya?

R: Estuve con ellos sobre todo en el juvenil A, porque luego subieron como un avión. No me sorprende la verdad. Son jugadores de mucha calidad y siempre se ha confiado mucho en ellos. Siempre han dado la talla, porque sino no estarían donde están. Lo he vivido muy de cerca porque Nico y Moriba eran mi competencia más directa, en mi posición. Era difícil porque ya apuntaban muchas maneras.

P: Que sean ya titulares en el Barcelona, ¿es por necesidad o porque son tan buenos como cuando Guardiola subía a canteranos como Busquets?

R: Es un poco las dos cosas. Esta ha sido una situación muy límite, de mucha necesidad del Barça, que ha hecho que un proceso que tendría que ser más lento haya sido más rápido para futbolistas como Nico o Gavi, jugadores que están subiendo del Barça B o incluso del juvenil. Esta quizás tenía que ser una incorporación más progresiva, pero ha sido de golpe a causa de la necesidad que tenían. Pero eso no quita que sean jugadores de talla mundial como fueron en su día Busquets o Pedro.