EFEPamplona

El Club Atlético Osasuna ha regresado este lunes a las instalaciones de Tajonar tras la victoria del domingo en Mallorca sin Aridane, central que abandonó el encuentro con molestias en el sóleo de la pierna derecha.

El futbolista majorero tuvo que ser sustituido en el minuto 70 por Unai García, por lo que queda pendiente de evolución y su presencia el sábado ante el Rayo Vallecano es, a día de hoy, una incógnita.

Por otro lado, la buena noticia de la mañana ha sido la normalidad con la que Kike Barja ha trabajado junto al grupo. El extremo está en la recta final de su recuperación y Jagoba Arrasate deberá valorar su estado para ver cuándo le cita en una convocatoria.

Los titulares del domingo han saltado al verde durante unos minutos para recuperarse del esfuerzo llevado a cabo en el Visit Mallorca Estadi, campo en el que Osasuna firmó ayer su primera victoria desde 2006.

El resto ha completado una sesión que ha transcurrido sin incidentes durante los ejercicios de técnica, posesión y partido de fútbol. Ante Budimir sigue por individual y habrá que ver el desarrollo durante esta semana para saber cómo se encuentra de sus molestias en el pubis.

Como es habitual dos días después de disputar un partido, Osasuna guardará descanso mañana antes de ponerse el miércoles manos a la obra para planificar la octava jornada de LaLiga Santander que disputarán ante el conjunto madrileño el sábado a partir de las 14:00 horas en El Sadar.