EFELa Paz

"Ser fuerte para ser útil" es la premisa del parkour, un deporte que cada vez consigue más adeptos en Bolivia, quienes se ponen a prueba a sí mismos entre cada salto y giro y que ahora tienen un parque en La Paz para practicar esta disciplina, que se prevé sea parte de los Juegos Olímpicos de París de 2024.

La Alcaldía paceña junto a un grupo de jóvenes que realizan esta disciplina diseñaron el primer espacio para realizar parkour en La Paz que está dentro del parque del Ingeniero en la zona de Alto Obrajes.

Este espacio de aproximadamente 45 metros cuadrados cuenta con barras metálicas, bloques de cemento, llantas y una especie de muros para que los que quieran acercarse a este deporte tengan un "lugar seguro" para practicar, manifestó a Efe el secretario municipal de Infraestructura Pública de la Alcaldía de La Paz, Boris Bacarreza.

Es así que jóvenes y niños se reúnen en ese lugar que fue inaugurado este mes, algunos por curiosidad y otros para practicar la diversidad de giros, saltos y piruetas más complejas con el objetivo de superarse a sí mismos.

"Practicábamos en plazas o parques, el problema era que a la gente no le gustaba que entrenemos porque pensaban que estábamos destrozando los lugares o llamaban a la Policía o nos botaban de mala manera, entonces estamos agradecidos de tener un lugar ahora", expresó a Efe Gianmarco Canales, uno de los jóvenes que hace parkour.

Varias veces las personas creen que se trata de "ladrones o maleantes" los que practican parkour, por lo que deben lidiar constantemente con esos prejuicios, añadió Canales.

Si bien esta disciplina es un desafío personal en el que se utiliza la fuerza y resistencia del cuerpo y en el que cada uno va superándose, los jóvenes se reúnen para ayudarse y alentarse mutuamente, pero también para enseñar a las personas que quieran aprender del parkour, ya que dan clases gratuitas los sábados.

LAS PRÁCTICAS

Para Jorge Escobar, quien practica la disciplina hace cinco años, el parkour se trata de "libertad de expresión" que se vuelve un desafío constante de "romper barreras" con uno mismo desafiando sus propios límites, pero también los miedos.

El joven de 20 años comenzó viendo videos en YouTube sobre esta disciplina y con el tiempo encontró a un grupo de jóvenes que practican parkour y ahora se reúne con ellos para mejorar y aprender más movimientos.

De la misma manera, Paulo Méndez se interesó en este deporte a través de un videojuego y comenzó a practicar con un amigo y a pesar de que al principio su familia no estuvo de acuerdo, con el tiempo demostró su pasión por esta disciplina.

"Con este parque estoy muy contento, ahora he visto que nuevas personas se están interesando, se están dando cuenta de lo que es el Parkour y yo creo que este lugar va a explotar el nivel de las personas", indicó a Efe Méndez.

El joven cree que el hecho de que el parkour pueda ser parte de los Juegos Olímpicos de París de 2024 es una oportunidad de visibilizar esta disciplina y que ayude a eliminar los prejuicios.

Sin embargo, Canales no está de acuerdo con la posible situación ya que se volvería una "competencia" entre otras personas, cuando la esencia del deporte se trata de un desafío interno.

Esta disciplina fue creada hace 20 años en los suburbios de París por el francés David Belle con la intención de ayudar a quienes estuvieran en peligro o necesitaran ayuda.

Belle se inspiró en su padre, Raymond Belle, un soldado de la Guerra de Vietnam (1964-1973).

En ese conflicto, el padre de Belle desarrolló métodos de fuga que luego fueron imitados y perfeccionados por su hijo.

Yolanda Salazar