EFEMadrid

El francés Fabio Quartararo (Yamaha YZR M 1) ganó con autoridad, aunque no exento de problemas al final del mismo, el Gran Premio de Cataluña de MotoGP, su tercera victoria de la temporada, y con ello logró varios objetivos.

El primero y el más importante, recuperar el liderato en la clasificación provisional del mundial y el segundo destacarse algo más del resto, aunque entre sus rivales el español Joan Mir (Suzuki GSX RR) es el que destaca y le sigue con mayor convicción, paradójicamente ambos en su segunda temporada en MotoGP, si bien ninguno dice abiertamente pensar en el mundial.

Fabio Quartararo, que tuvo que gestionar muy bien el desgaste de los neumáticos al final de la carrera, llegó a Barcelona empatado a puntos con Viñales, y a uno sólo del italiano Andrea Dovizioso, pero los avatares de la competición le acabaron entregando en bandeja el mismo -el liderato-, ahora con una ventaja de ocho puntos sobre Joan Mir y ello después de conseguir un triunfo indiscutible, aunque justo, que se fraguó en las primeras vueltas de carrera.

Aunque fue su compañero de equipo y autor de la "pole position" Franco Morbidelli el más rápido también en la salida, Fabio Quartararo supo gestionar a la perfección el buen ritmo que había demostrado en entrenamientos para esperar el momento oportuno de "asestar" el golpe definitivo a la carrera.

Una prueba en la que pronto de "cayeron" algunos de sus protagonistas principales y es que cada vez está más claro que unos malos entrenamientos condicionan en gran medida el rendimiento posterior y eso es lo que le sucedió a Dovizioso.

Condenado a salir desde muy atrás y a remontar, Dovizioso fue la primera víctima propiciatoria al verse por los suelos cuando el francés Johann Zarco se "asustó" con el extraño que le hizo la moto a Danilo Petrucci y, al accionar la leva del freno, se excedió en la presión sobre la misma y se fue al suelo con la mala suerte de que en su "arrastrón" se llevó por delante al que era líder del mundial.

Dovizioso regresó a su taller sabiendo que el liderato del campeonato lo perdería algunos minutos después. La única cuestión estaba en saber por cuántos puntos, y fueron veinticuatro.

Eso le sitúa en una posición complicada, sobre todo porque tampoco termina de acertar con los cambios de pilotaje que tiene que afrontar para poder hacer competitiva una Ducati Desmosedici que, con los nuevos neumáticos de Michelin, no rinde al mismo nivel que el pasado año.

Pero volvamos a la cabeza del campeonato. Fabio Quartararo aprovechó su oportunidad, o mejor dicho la gran oportunidad que se presentaba ante todos los pilotos de Yamaha -la moto más adaptada a las características del trazado enclavado en la localidad de Montmeló- para conseguir un nuevo podio, el primero desde su victoria en Andalucía, para recuperar el liderato de una competición en la que tras la lesión de Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) todos lo daban como favorito.

Esa presión inicial de saberse favorito, quizás le pesó demasiado al piloto francés, que en Barcelona se ha deshecho de la misma y ha ganado con seguridad y autoridad, pero habrá que ver si es capaz de refrendar esa "nueva convicción" dentro de dos semanas y en "su casa", pues la cita será en el histórico trazado francés de Le Mans.

Sin embargo, la carrera de Cataluña ha dejado entrever otros poderosos rivales para el francés, los pilotos de Suzuki, que parecen contar con una moto de las más equilibradas de la categoría con sus GSX RR, en particular Joan Mir, que ya suma cuatro podios, de ellos tres terceros, y mantiene una gran regularidad, la que le ha faltado a su compañero de equipo Alex Rins, tras la lesión en un hombro que sufrió en el circuito de Jerez de la Frontera.

Ellos parecen ser quienes mejor están colocados en la carrera hacia un título en la que poco a poco pierden "fuelle" los pilotos de Ducati y los de KTM, que en el circuito de Barcelona sucumbieron a la adversidad, tanto en forma de problemas mecánicos como de caídas durante la carrera.

El italiano Luca Marini (Kalex), es sin lugar a equivocación el piloto a batir en Moto2, sumó su tercera victoria de la temporada y el quinto podio y se destaca ya con veinte puntos de ventaja sobre Enea "La Bestia" Bastianini (Kalex), su rival más directo tras la ausencia obligada por la covid-19 durante dos grandes premios del español Jorge Martín (Kalex) y los problemas mecánicos que le obligaron a abandonar en Cataluña.

Como Dovizioso, una caída de Albert Arenas (KTM), derribado por su rival británico John McPhee (Honda), le arrebató el liderato en Moto3, en donde ahora el nuevo líder es el japonés Ai Ogura (Honda), aunque en su caso con apenas tres puntos de ventaja sobre el español.

Juan Antonio Lladós