EFEGetafe (Madrid)

Quique Sánchez Flores, entrenador del Getafe, fue expulsado después del choque que disputó su equipo ante el Athletic por dirigirse al cuarto árbitro "de manera exaltada" y a "viva voz" protestando a la árbitro asistente "con tono amenazante", según recoge el acta oficial del partido.

El técnico del conjunto azulón recibió una tarjeta roja directa del colegiado Jorge Figueroa Vázquez a la conclusión del choque. Quique invadió el campo tras el pitido final con visibles gestos de enfado porque el árbitro dejó seguir el juego tras el último ataque del Getafe con el tiempo ya cumplido.

Aunque el Athletic no marcó, Quique tuvo que ser incluso apaciguado por miembros de su club porque se dirigía hacia el árbitro, que después reflejó en el acta lo ocurrido.

"Otras incidencias: (Técnico: Enrique Sanchez Flores) Tras finalizar el partido, la árbitro asistente número uno me comunica que el entrenador debe ser expulsado por entrar en el campo y dirigirse al cuarto árbitro de manera exaltada y a viva voz con los brazos en alto, protestando una decisión nuestra, diciéndole: "ha sido falta, ha sido falta", narra el acta.

"A continuación, se dirigió a la árbitra asistente número uno, protestando reiteradamente y repitiendo las frases anteriores con tono amenazante. Una vez mostrada la roja, se dirigió a mí de manera agresiva, diciendo:"¿por qué me has expulsado?", "yo no he hecho nada." Tras estos hechos, tuvo que ser sujetado por varios jugadores y miembros del cuerpo técnico en reiteradas ocasiones para poder ser retirado del terreno de juego", agrega.

Después, en rueda de prensa, Quique ofreció una versión diferente a la del acta y declaró que hizo un comentario rápido, "algo así como 'aquí sí y ahí no'" que provocó que fuera "expulsado al segundo".

"Ahí fue cuando me sentí mal. Es algo que me tengo que contener, es un error mío. Me arrepiento de que la situación se haya dado así. Sentirse expulsado sin abrir la boca en un partido bronco, duro, de duelos, de balones divididos, de mucha fricción choque y faltas, pues me he sentido en ese momento desprotegido", declaró.

"No he controlado mi ira, tenía que haberlo hecho, pero que me expulsen por una acción tan nimia me ha parecido injusto. Estábamos en un nivel que era imposible dialogar. Solo eran gestos y frustraciones. Hay cámaras y algo veréis y entenderéis. Estamos con las pulsaciones muy altas. Para expulsar tienes que hacer algo grave, pero en este caso todo ha sido demasiado rápido. Pero hay que pasar página y hablar del partido", añadió.

Quique intentó afinar qué le dijo exactamente al árbitro: "Algo así como que la falta de Aleñá 'aquí sí y aquí no'. Estaba oyendo en la jugada de ataque el descuento de la juez, que iba diciendo cuatro, tres, dos, uno... es una jugada que se ha alargado hasta los 30 segundos cuando delante de mí estaban descontando hasta los cuatro segundos. Me he sentido expulsado desde el segundo uno. La juez ha dicho 'expulsado' y ahí no he podido controlarme. Me parece que ha sido todo bastante incómodo al final, pero prefiero quedarme con el partido", concluyó. EFE

jjl/msp