EFEMadrid

El español Jon Rahm, número uno del golf mundial, revela aspectos íntimos de su vida, como que escribe un diario como terapia, en un documental de la serie 'The Jump' (el salto) que emite el fabricante de material golfístico 'Callaway' a través de su canal en YouTube.

Al referirse a cómo aprendió inglés, idioma que en la actualidad habla de una manera casi nativa, Rahm afirma: "No aprendí a hablar inglés escuchando la música de Kendrick Lamar (rapero). Pero así empecé. El 'hip hop' ayudaba; trataba de memorizar sus letras para acelerar mi proceso de aprendizaje".

También revela una historia que su padre "siempre recuerda": 'lo dejé en el aeropuerto y no sabía si viajaba a Moscú, Scottsdale, Washington... No lo sé'. "Y así es como comenzó mi carrera universitaria", continúa.

Asimismo dice que conoció a su esposa en la universidad. "A ella no le interesaban los deportistas. Y pensaba que yo era uno de los peores del equipo. Le llevó un tiempo darse cuenta de que lo cierto es que era uno de los mejores jugadores del país. Siempre me quiso por ser como soy", afirma.

También destaca que se toma "muy en serio el trabajo mental". "Es una de las claves de mi consistencia. Escribo un diario porque me hace meditar profundamente y es extremadamente terapéutico. Cuando escribo noto que todo simplemente aflora", confiesa.

Su vida familiar es muy importante: "Tener a mi mujer, Kelly, y ser padre me ha hecho mejor jugador. Puedo estar muy enfadado por una mala jornada de golf, pero llegar a casa y ver al pequeño Kepa me hace pensar: 'eres padre; olvídate'".

Rahm afirma que eligió "dar felicidad". "También soy muy intenso, pero soy una persona feliz", prosigue. "Estoy extremadamente contento de lo que he conseguido, pero esto no ha acabado aquí", sentencia.

'The Jump' presenta a Rahm como el jugador que "ha cumplido casi todo lo que un golfista puede soñar tras dejar (la universidad) Arizona State como dos veces ganador del premio Ben Hogan (al mejor jugador aficionado del mundo)".

"Seis títulos en el PGA Tour, siete victorias en el Circuito Europeo, del que ha sido Jugador del Año, número uno del mundo y un nuevo papel como padre. Todo lo que le faltaba era un título en un 'major'", agrega sobre Rahm, que lo logró esta temporada al ganar el Abierto de Estados Unidos.