EFEMadrid

El alero argentino Gabriel Deck volvió a unir su camino con el del Real Madrid, menos de un año después de su fallida aventura en la NBA, y su primera oportunidad de 'redebutar' será este jueves en Berlín contra el Alba (20.00 horas) donde Pablo Laso se reencontrará con Israel González, al que dio el empujón para que se hiciera entrenador y que hoy es el técnico del conjunto alemán.

Firmado ya el acuerdo por lo que queda de esta temporada y las dos siguientes, Deck viajará a la capital alemana, según confirmó Laso. Su retorno tras un paso por los Oklahoma City Thunder seguramente muy diferente al que esperaba el internacional argentino -apenas ha disputado 17 encuentros oficiales en el equipo del medio oeste norteamericano- permite al Madrid recuperar a una pieza valiosa.

"Para mí Gaby es un 3, que puede jugar al alero pequeño porque puede botar el balón y tirar, al poste bajo, defender pívots móviles y adaptarse al 4... Es un gran fichaje, y además lo hemos vivido y sabemos de lo que es capaz", valoró Laso en rueda de prensa, en la que recordó que aunque pueda jugar hará falta tiempo para ver al Deck que maravilló en su plenitud. "Él es consciente de ello", agregó.

El retorno de Deck da desahogo a una plantilla que va diciendo adiós al brote masivo de covid-19 de finales de diciembre. Ya solo el pívot Edy Tavares y el alero Rudy Fernández se quedan fuera de la convocatoria por ese motivo, e incluso podrá permitirse dar descanso a algún jugador para reservar fuerzas. "Me he convertido en el mejor amigo del médico", bromeó Laso, que decidirá quién en el último momento.

Fue precisamente contra el Alba Berlín, el pasado 14 de diciembre, cuando comenzó esa serie de positivos, partiendo del propio Laso y del base Thomas Heurtel y afectando a casi la totalidad de la plantilla blanca posteriormente. "Es extraño, por el calendario jugamos poco tiempo después, y ha sido un mes en el que todos los equipos hemos sufrido cancelación de partidos, contagios... Pero tengo la sensación de que lo hemos pasado casi todos. Ojalá sea un fin de ciclo", señaló el técnico vitoriano.

En esos cuatro encuentros viendo a su equipo por televisión, Laso sorprendió asegurando que lo vio "tranquilo". "Aunque sea difícil de creer, lo vi tranquilo porque veía al equipo bien. Chus (Mateo, segundo entrenador) lo llevó muy bien, el trabajo de todos fue magnífico", analizó.

Aquel primer partido de esa cuarentena el Real Madrid dominó con suficiencia (87-64), pero el equipo blanco no se confía. Espera encontrarse con un Alba Berlín agresivo, de ritmo alto, pese a que también ha pasado una buena temporada sin competir por los positivos: 16 días del 2 de enero contra el Hamburgo, al que ganó 80-88, hasta este mismo martes contra el Olimpia Milán (derrota 84-76).

No obstante, a favor de los blancos juega no solo la diferencia clasificatoria -15 triunfos madridistas por solo seis del Alba, antepenúltimo de la tabla aunque a solo tres victorias del octavo puesto-, sino el historial: los once precedentes de este enfrentamiento en la Euroliga han caído del lado blanco.

PABLO LASO Y LA CONVERSACIÓN QUE CAMBIÓ LA VIDA A ISRAEL GONZÁLEZ

El último ingrediente de este duelo procede de la relación entre los dos técnicos. Israel González, actual entrenador del Alba Berlín, ejercía como preparador físico del Cantabria Lobos cuando acudió a entrenarlo Pablo Laso. En aquel momento, González compatibilizaba su papel en el equipo con su trabajo como profesor de educación física en un colegio, pero Laso vio en él algo más.

"En el tiempo en el que yo estuve vi a alguien que tenía mucha inquietud por el baloncesto, mucha sabiduría, ganas de aprender, y creía que era alguien que podía crecer mucho. No sé si le animé, pero sí tuve una conversación con él y con la directiva del club para hacerles entender que era un hombre muy válido, que podía ser un gran entrenador en el futuro", recordó el entrenador blanco este miércoles.

"Para él fue una decisión probablemente difícil, cambiar de trabajo, dejar el colegio donde estaba y entrar en el mundo profesional. Estoy seguro que no se ha arrepentido, ha ido a Gran Canaria, a Berlín, y todo lo bueno que le pasa a Isra es porque se lo ha ganado y lo ha merecido. Desearle lo mejor y que pierda mañana", bromeó Laso.

Al inicio de esta campaña, González, hasta ahora asistente de Aíto García Reneses, tomó el testigo al frente del Alba, y ahora le llega el momento de encontrarse con quien le dio el empujón a las pizarras. Un bonito reencuentro en Berlín.