EFEItu (Brasil)

El seleccionador de Chile, Reinaldo Rueda, dijo hoy que ha intensificado el trabajo mental con sus jugadores antes del arranque de la Copa América para que tengan los pies bien puestos sobre la tierra y combatir el "síndrome del campeón".

"He hecho mucho énfasis en que el Chile campeón de América fue en 2015 y 2016. En 2019 tenemos que escribir la historia (...) si entramos como el equipo que aspira a ganar y a hacer el fútbol que sabe hacer Chile, podemos trascender", señaló el colombiano en una rueda de prensa en el hotel de concentración de la Roja, en el municipio de Itu, a cien kilómetros de Sao Paulo.

Rueda explicó que ayer hizo con los futbolistas una "revisión histórica" de lo acontecido en los Mundiales desde el año 2002 y vieron que cuando un equipo fue campeón en una edición, en la siguiente se estrelló y no pasó de la primera fase.

"¿Qué pasa con el síndrome del campeón? El campeón sale en la primera fase porque llega todavía caminando un metro por encima del piso. Si llegamos creyendo que somos los campeones y nadie nos puede tocar, nos pasará lo mismo que a los brasileños, los italianos, los españoles y los alemanes en el Mundial", señaló.

Rueda afirmó que el equipo actual mantiene el ADN del Chile ganador en las Copa América de 2015 y 2016, el equipo más exitoso en la historia del fútbol chileno, pero advirtió de que es un equipo diferente.

"El Chile que fue campeón en 2015 y 2016 es otro Chile porque han pasado tres años, para bien o para mal, son tres años más. Hay que ser inteligentes, saber en qué momento estamos", comentó.

La Roja debutará el próximo lunes en el grupo C ante Japón en el estadio Morumbí de Sao Paulo y el seleccionador no esconde sus cartas.

Rueda reveló que, si no hay lesiones de último momento, el once titular ante los nipones estará integrado por Gabriel Arias en el arco, Mauricio Isla, Gary Medel, Guillermo Maripán y Jean Beausejour en defensa; Erick Pulgar, Charles Aránguiz y Arturo Vidal en la medular, y José Pedro Fuenzalida, Alexis Sánchez y Eduardo Vargas en ataque.

El colombiano alertó del peligro del combinado japonés, que viene con una plantilla muy diferente a la del Mundial de Rusia, y tiene dos características habituales de selecciones asiáticas, como el respeto y la disciplina, que son determinantes.

"Si en Latinoamérica tuviéramos el respeto, la obediencia y la disciplina que tienen los orientales, seríamos imbatibles", analizó Rueda, que también destacó su fútbol vertical y la capacidad de combate.

El seleccionador comentó otros temas de actualidad de la Roja y puso en duda que Alexis Sánchez esté preparado para jugar el partido completo el lunes, dado que se recuperó hace poco de una lesión.

También alabó la polivalencia y el liderazgo de Arturo Vidal, el principal estandarte del equipo. "Arturo es destacado en todas partes por su generosidad, contagia e involucra a todo el equipo porque es muy carismático, se hace querer", dijo.

Chile permanecerá hasta el viernes concentrado en Itu en el Hotel Otho, un amplio complejo deportivo equipado con dos campos de entrenamiento y todas las comodidades.

El viernes por la mañana realizará el último entrenamiento en Itu y por la tarde el equipo se desplazará a un hotel en el centro de Sao Paulo.