EFESondenborg (Dinamarca)

El eslovaco Peter Sagan (TotalEnergies), triple campeón del Mundo, terminó indignado el esprint que resolvió la tercera etapa del Tour, entrando en meta señalando con el dedo al belga Wout Van Aert, signo de disconformidad en una llegada confusa.

“No puedo juzgar, tenemos un jurado para eso. En la imagen de la TV se puede ver. Estoy feliz de que todavía estoy aquí en una pieza", señaló Sagan en la meta de Sondenborg.

Sagan, cuarto en la etapa que se llevó el neerlandés Dylan Groenewegen, explicó algún aspecto del esprint que le llevó a la protesta.

"Bueno, no estoy contento, pero tenemos un jurado en el Tour de Francia y ellos pueden juzgar, no yo. Comencé mi esprint y la carretera empezó a cerrarse y me encontré junto a las barreras. No pasó nada. Es así, nadie dice nada", señaló.

Por su parte, Wout Van Aert no se dio por enterado de la indignaciòn de Sagan.

“Lo vi pasar junto a mí y tratando de decirme algo, pero no pude entenderlo con todo el ruido, no estaba seguro de que se estuviera quejando. “No sé cómo terminó o qué pasó allí”, dijo.