EFEValladolid

El entrenador del Real Valladolid, Sergio González, ha avanzado este viernes, en rueda de prensa telemática, que "habrá cambios" en el once titular con respecto al último encuentro ante el Betis, para volver a recuperar las sensaciones perdidas, sobre todo, en el plano defensivo.

La baja de Weissman para este partido, por una cuestión religiosa -el domingo se celebra el Yom Kippur, festividad judía con mucho arraigo en Israel-, junto al hecho de que Marcos André, aunque ya ha podido entrenar con normalidad, "no está para 90 minutos", hará que se vuelva a apostar por un delantero y dos medias puntas.

"Saldremos con once al campo y con garantías, porque la diferencia entre los que son titulares y los que no es muy pequeña, con lo que cuando algo no sale como quieres, es momento de hacer variaciones y de buscar lo que pueda ser mejor para cambiar la dinámica", ha precisado el técnico catalán.

Contará también con las bajas de Moyano y Joaquín, quienes se lesionaron en dicho choque ante el cuadro andaluz y, al respecto, Sergio ha vuelto a insistir en que "no es la mejor manera de activar a un futbolista tener que ir 45 minutos antes al campo y obligarles a prepararse en el hotel, pero hay que buscar autogestión y que cada uno encuentre su rutina habitual para minimizar esas sensaciones".

"No hay que fustigarse, hay que actuar como se pueda, y fuera de casa encontrar el hábitat, porque en casa contamos con las carpas y es diferente", ha precisado el entrenador del Real Valladolid, quien también ha asegurado que, aunque quería inicialmente una plantilla de 22 jugadores "las circunstancias han hecho que se deba ampliar".

En este sentido ha advertido de que "viendo lo que está pasando, con tantas lesiones, con los colegios abiertos, lo que hace que haya más situaciones de riesgo, es necesario ocupar el mayor número de jugadores posibles en la lista, y por eso ha llegado El Jamiq, un jugador que deslumbró en Zaragoza y que tiene que dar altura, aplomo y versatilidad".

En su opinión, "es un jugador que se desplaza bien, que aprieta bien y que viene a competir, y ojalá le saquemos un buen rendimiento", ha matizado Sergio, quien aspira a corregir errores ante el Celta y no volver a mostrar un equipo "desestructurado y desorganizado" en defensa.

Por tanto, "cero dudas y total confianza" en que se va a hacer un buen partido ante un Celta que es "un rival importante, con futbolistas de nivel, con Murillo bien cerrado en defensa, Tapia en el medio centro dando equilibrio, la imaginación de Denis Suárez o la conexión Aspas-Nolito, que se retroalimentan".

"El Celta va alternando su sistema y cambia el 4-3-3 por el 4-4-2, cuenta con buenos laterales y el factor diferencial de Aspas, un jugador que entiende bien el fútbol y que tiene inteligencia y visión de juego", ha detallado.

Mañana facilitará la convocatoria, en la que no estarán Masip, El Hacen, Alcaraz, Joaquín, Moyano, Sekou, Kiko Olivas ni Weissman, lo que propiciará "un cambio de estructura que permita equiparar, tener más movilidad en la zona de arriba, más velocidad en las bandas, más conexión entre los medios puntas y los puntas, y una actuación más participativa de los pivotes", ha concluido.